Archivo para 30 octubre 2009

Reflexiones en voz alta sobre la Manifestación del Sábado 17 de Octubre

El otro día me pedía JL de cinemanet que opinara sobre la manifestación y yo le pedí unos días para descansar.

Voy a hacer unas consideraciones que probablemente sólo me interesen a mí, pero ese es el lema de mi blog: escribo para aclararme.

a) Creo que esta ha sido la primera manifestación desorganizada de la historia. Y eso es bueno.

b) Creo que el triunfo de la desorganización es un buen síntoma de la salud de la gente, y un mal presagio para el futuro.

c) Creo que en una sociedad tan mediática como la nuestra, la vida tiene perdida la guerra si no es capaz de crear sus propios medios de comunicación. No tenemos ningún acceso a los medios. Y en nuestra sociedad eso es no tener futuro.

d) La falta de organización y de medios económicos impiden que un acto como este, que requiere tanto esfuerzo individual de tantos individuos, no tenga a largo plazo los efectos deseados.

 

Para mí (que conocí los problemas que ha tenido la organización de esta manifestación) la manifa fue un éxito, pero por mi razón particular. Y además demostró que estamos en el fondo del pozo.

Para mí la manifestación ha sido un éxito. Más de 100.000 personas, sin que nadie nos organizara, nos desplazamos desde 300 kilómetros de distancia, para pedir algo que a nosotros no nos afecta, porque a nosotros no nos abortarán.

Nos movimos solos, en paquetes de 20 o 30 no más. NO había líderes carismáticos, no había bocadillos ni autobuses gratis, más aún allí no había nada que hacer… Y ese es el éxito de la manifestación hay 100.000 personas dispuestas a invertir su tiempo y su dinero.

Pero hay está también la demostración de que estamos en el fondo del pozo.

No hay ninguna fuerza “viva y organizada” que esté dispuesta a asumir el liderazgo de una parte de la sociedad que está tan implicada como para tragarse 10 horas de autobús para andar durante dos horas 1 kilómetro.

Al día siguiente de la manifestación en El País había dos artículos de opinión en las páginas dedicadas a la manifa. En una decían que la había organizado el PP en la otra decían que la había organizado la Iglesia. Sinceramente creo que una (1) y la otra (2), como organizaciones, trataron de boicotear la manifestación.

Es posible, por tanto, que ésta sea la primera manifestación de la historia de España que no ha sido organizada por ninguna estructura jerárquicamente organizada, como un sindicato o  un partido o la Iglesia (si es que se puede considerar que ésta tiene jerarquía en los tiempos que corren.

Pero los medios todos ellos dejaron caer un estúpido velo sobre el tema. Se pusieron a discutir sobre números.

Lo malo es que la discusión sobre el número mató la discusión sobre el contenido. Y unos y otros le han dado importancia a algo irrelevante, para que no digan que no hablaron de la manifestación, de tal modo que todos han conseguido ocultar el verdadero objeto de la misma.

Y eso es lo preocupante tenemos a los medios en contra. Punto.

Un ejemplo. “La Razón” repartía globitos azules en la manifa y los periódicos repartidos allí hablaban de la manifestación. Pues bien. La portada de la Razón en la Comunidad Valenciana de ese mismo día: NO HABLABA de la manifestación. Habían hecho un decorado falso como una falla, para que nos lo creyéramos.Durante semanas a La Razón y al ABC (también presente en la manifa) se les enviaron artículos y notas de prensa para preparar la manifa. Ni una. No publicaron ni una.

Si eso se puede decir de los medios de comunicación afines (y cada vez más residuales), qué no decir de los demás.

 

Respecto a la manifestación en sí misma.

Eramos muchos, muy apretados, muy civilizados, muchos niños, algunos -muchos- con cara de ser sudamericanos (pero no proporcionalmente los que tendrían que ser).

La manifestación estaba aparentemente bien organizada pero se notaba que no había el dinero ni la experiencia de otras manifestaciones en la organización. Por muchos motivos: porque una manifestación es también una fiesta, porque los eslóganes tienen que estar claros para que no salgan otros eslóganes, porque tenemos que salir de allí con ganas de hacer algo y con algo que hacer.

Una manifestación es, también, un espectáculo para el que asiste, y debe salir feliz de ella. Claro que una manifestación contra el aborto no puede ser demasiado alegre, pero la manifa era por la vida. Había grupos más organizados que cantaban, y desde luego cuando empezó a sonar la música del final (no el violonchelo sino la música) y muchos empezábamos a poder avanzar hacia la plaza, nos pusimos a cantar… Pero creo que debiéramos haber estado cantando todo el tiempo.

Si los eslóganes no están claros, puede aparecer algún alborotador cantando lo que no toca… Es el caso de “Zapatero DImisión”. Cuando yo estaba bajo del Ministerio de Educación pasó por nuestro lado un tipo, él solo, con un megáfono que cantaba “Zapatero Dimisión”… La mayor parte de la gente no le seguía, pero de vez en cuando alguien le seguía… Yo personalmente estoy seguro que el tío estaba provocando el titular de El Plural, pero no lo puedo afirmar…

Y al acabar la manifestación salimos de allí contentos (yo por lo menos) pero sin tener una noción clara de cual sería el siguiente paso. Y ese es para mí el primer y gran problema.

La reflexión sin acción conduce a la melancolía.

 

Seguir leyendo ‘Reflexiones en voz alta sobre la Manifestación del Sábado 17 de Octubre’

Anuncios

Argentina y yo, estamos de acuerdo: El pequeño y mediano empresario es una figura a destacar.

Hace tiempo que vengo defendiendo que en las escuelas e institutos debieran “alabar” como se merece la figura del empresario. Ese señor que, por azar muchas veces, o por saber hacer otras, genera puestos de trabajo en su propio beneficio, para beneficio de todos los demás.

Y parece que la izquierda de verdad está de acuerdo conmigo.

Estoy evaluando una tesis doctoral y leo la que me da la impresión que es la postura de la izquierda en Argentina: Ante la estatización y la posterior privatización en manos de oligarquías: hay que hacer que vuelva el empresario industrial.

No lo dicen así, pero es lo que se desprende de afirmaciones que indican que por culpa de las citadas políticas (las estatizadoras y posteriormente privatizadoras), ya no hay empresas de un tamaño medio, que permitan al trabajador organizarse y negociar  sus condiciones de trabajo. Para ellos parece que ese es el problema: que la clase obrera ya no se puede organizar.

Para mí el problema es que la clase media, y la media baja se convierte en clase baja…

Pero en cualquier caso yo estoy con ellos.

Soy de izquierdas en lo económico. Yo también defiendo la figura del empresario (y no sólo del emprendedor), y por eso me irrita tanto que la Educación para la Ciudadanía se dedique a desprestigiarlo

Seguir leyendo ‘Argentina y yo, estamos de acuerdo: El pequeño y mediano empresario es una figura a destacar.’

Prejuicios por aquí y prejucios por allá.

First Reply contesta a mi post anterior que “ Si los demás no imaginan que somos crisitianos practicantes es que quizás hacemos algo mal”.

Podría ser, pero también podría ser que no.

Cuando pensamos que  los demás no imaginan algo sobre alguien, puede estar el fallo en su imaginación, en el objeto imaginado, o en el error de pensar que los demás deben imaginar algo.

En primer lugar porque como afirmaba Francisco Fernández Ordóñez: “un español o un francés, agnóstico o ateo, es un cristiano, de cultura, de fondo, de raíz, de valores fundamentales”. Así que, en realidad, un español normal se comporta, y ve como modo natural de comportarse, el modo cristiano (1)

Además, el interlocutor (que es una persona normal) tiene una serie de prejuicios formados por los medios de comunicación, que han convertido al creyente practicante en un ultra (2). De tal modo que, supongo, se imagina al católico practicante como una especie de skinhead vestido con hábito franciscano y capelo cardenalicio dispuesto a clavar el palo de una cruz en el cráneo de otro. Supongo que ese prejuicio impide ver a un cristiano practicante en una persona normal.

Pero no todo son prejuicios en “el otro bando”, también hay un prejuicio muy típico de cristiano practicante: Pensar que el que lo es, se comporta de manera diferente al que no lo es. Y que el que no lo es, se comporta “mal”.

Además de ser un prejuicio falso, de toda falsedad, es peligroso como argumento tanto a propios como extraños. Y debe ser eliminado de nuestras mentes. Porque puesto al revés sería: “si tú no creyeras en Dios, ¿serías un salvaje violador y ladrón? ¿Necesitas un Dios para que te controle? ¿que tipo de anormal eres que si no te vigilara un señor al que nunca has visto serías una bestia?(3) Seguir leyendo ‘Prejuicios por aquí y prejucios por allá.’

Sorpresa ante lo inimaginable.

En tres ocasiones durante las últimas semanas he sido amablemente interpelado con la expresión: ¿tú crees en Dios? o ¿tú vas a Misa? arqueando las cejas a lo ZP.

En dos ocasiones la réplica a mi breve sí, fue de estupefacción y nada más, en la tercera fue un: “nunca lo hubiera imaginado”

Quizá esa es la gran diferencia entre nuestra sociedad y la de principios de Siglo XX, donde los grandes entre los grandes consideraban el hecho religioso como algo sobre lo que hablar, y hablar seriamente no con lugares comunes carentes de significado. Dos ejemplos bastan.

  • Ortega y Gasset (que no era precisamente creyente y consideraba que la religión era un rasgo primitivo) indicaba que el “sentimiento religioso” como el “sentido de lo artístico” existían en diferentes niveles para algunas personas, lo que el llamaba “mundos interiores
  • Einstein (que se definía como no ateo) escribió (via forum libertas‘lo que me separa de la mayoría de esos que se llaman ateos es un sentimiento de radical humildad hacia los secretos inalcanzables de la armonía del cosmos’.

Seguir leyendo ‘Sorpresa ante lo inimaginable.’

Machista, machista y machista. Hala.

Hoy he vuelto a asistir a una de esas joyas que nos depara la civilización en la que vivimos.

Un educador (que a veces participa en este foro) ha intentado decir en una charla en el colegio en el que trabaja que los hombres debemos implicarnos en la educación de nuestros hijos.

El hombre se ha atrevido a decir que las mujeres lo hacen todo fenomenal, pero que hay cosas que los hombres pueden “icónicamente” hacerlo mejor que las mujeres, porque son virtudes que son “más de hombres”.

Las hordas de fieras corrupias han saltado… A degüello… Seguir leyendo ‘Machista, machista y machista. Hala.’

La Educación en manos de Orates.

Orate: Persona de Poco Juicio Moderación o Prudencia

En Cataluña el Consejo Escolar ha decidido que las fiestas de Navidad serán Fiestas de Invierno y las Fiestas de Semana Santa serán Fiestas de Primavera. He de decir que en principio el cambio me parece irrelevante. Y eso es lo que me preocupa.

Los escasos recursos se invierten en … (no sé cómo calificar esto, quizá la palabra GILIPOLLECES, es la adecuada).

En España, y también en Cataluña, la Educación Obligatoria, es un desastre descomunal. No voy a repetir datos de PISA ni sobre tasas de fracaso, sobre el hecho que los chicos sean una especie a extinguir en el sistema educativo, ni sobre el nivel de conocimientos adquiridos que demuestran las “élites” en la Universidad española.

Es desesperanzador que un país como el nuestro, en la situación en la que estamos, perdamos los recursos nuestros (y los de las generaciones futuras) en gilipolleces como esa…

Los orates que nos mandan consideran que en la escuela “no nos limitamos a enseñar en las escuelas queremos transmitir unos valores”. Y eso es lo malo.

PERO…

Seguir leyendo ‘La Educación en manos de Orates.’

El significado de Pedir la Mano.

Cuando la gente se casaba existía una costumbre que se denominaba la “pedida”. Era la comida o cena en la que se juntaba la familia próxima de uno y otra, antes de la boda.

En la “pedida” el novio pide la “mano” de la hija a su padre.

Y la mano no era el final de las extremidades superiores, sino la “manus”, el “poder”, sobre la hija.

Es una costumbre romana (de antes de los cristianos) que debaba bien claro quien tenía el “poder” en aquella sociedad.

El padre romano podía negar la “mano” si por ejemplo consideraba que el que pretendía a su hija era un sinvergüenza. De este modo, el pretendiente se podía ir sin mano pero con la hija, que seguía estando bajo el “poder” del padre.

Si se le concedía el “poder” la hija pasaba a depender del marido, o incluso, si el marido no se había emancipado, del padre del marido. Seguir leyendo ‘El significado de Pedir la Mano.’


Para recibir las actualizaciones por correo

los blogs que leo

los blogs que leo
octubre 2009
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Blog Stats

  • 153,988 hits

El número de suscriptores ya ha llegado a….


A %d blogueros les gusta esto: