Un relato corto sobre Al-andalus


Pasaba por delante de ellos una filà mora.

Ella, siempre tan cultivada, unió un  comentario alabador sobre Al-Andalus y una fiera crítica a lo que celebra la fiesta: que los españoles le ganaron la batalla a los “moros”.

Él tranquilamente preguntó:” Entonces ¿preferirías ser marroquí, libia o argelina? Porque a mí Gadafi me da grima, pero no sé si es peor vivir bajo el poder de un monarca absoluto en una teocracia, como la marroquí. Desde mi punto de vista machista, eso de poder tener varias mujeres, mola, siempre que seas de los ricos, porque si eres de los pobres ya no mola tanto. Pero claro siendo mujer me parece menos interesante. Claro que peor sería ser marica en cualquiera de esos países”

Ella balbuceó: “Yo me refiero a AlAndalus”

Sin alterarse él agregó: “El otro día alguien me dijo que todos esos países pertenecieron al Imperio Romano. Como Palestina, Siria y Egipto. Pero allí no hubo españoles que reconquistaran el territorio al moro. Los italianos, como los españoles sí que lo reconquistaron, pero los egipcios no. Y así están ahora. Yo casi que me alegro por tí”

Ella pensó lo de siempre: “contigo no se puede hablar, no entiendes nada, te tienen comida la cabeza” y le pidió que le buscara una cervecita bien fría.

Anuncios

4 Responses to “Un relato corto sobre Al-andalus”


  1. 1 MariaJose 3 julio 2010 en 6:46 pm

    El le contestó muy bien a Ella. Pero si Ella es de las que creen que la expulsión de los moriscos fue injusta, que los españoles cometieron un genocidio durante la conquista de América y que los “terroristas internacionales” nos ponen bombas porque nos lo merecemos, por poner unos ejemplos, entonces no hay nada que hacer: Al Andalus fue un paraíso de amor y concordia donde los pajaritos cantaban y las nubes se levantaban y los bárbaros cristianos llegaron y lo destrozaron todo.

    Como mujer, no consigo entender esa pasión que sienten algunas mujeres por el islam. Claro que suelen ser mujeres sofisticadas, viajadas y firmes defensoras de la igualdad. No suelen dejar que pequeños detalles como que el testimonio de una mujer valga la mitad que el de un hombre o que una casada violada pueda legalmente ser lapidada como adúltera les esconda la belleza del total.

    A las que somos más simples y con una lógica de carril, nos suele gustar mucho más eso de “Y Dios creó al hombre a su imagen; lo creó a imagen de Dios, los creó varón y mujer”, o lo de “ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, varón ni mujer, porque todos sois uno en Cristo Jesús”, o incluso lo de “compañera te doy y no sierva.” 🙂

    Para la sección de caña: ¿Qué tal el capítulo 5 de la carta a los Efesios? Seguro que Ella no se la sabía porque sino pobre de Él, jaja. ¿Hubiera sabido responderle?

  2. 2 FirstReply 5 julio 2010 en 12:52 pm

    Se refiere a Al Andalús, esto es quiere volver al año 1000 que seguro que eso era la repera, todo derechos y vida alegre, la dominaicón musulmana era la repera, de hecho allí ni Isabel y Fernando (paridad) ni leches, sólo mandaban las mujeres como ahora en marruecos o en turquía, que es un al-andalús pero en versión moderna, esto es, viven en la edad media en derechos pero quieren tener lo mismo que sus vecinos.

    Pero que bien estabamos con la dominaicón musulmana, con un pueblo que respeta a los demás, que se lo pregunten al obispo que murió apuñalado en Turquía… pero eso son detalles que se nos ocurren a los retrógrados.

    Por cierto buen relato corto, y buen final.

  3. 3 MariaJose 6 julio 2010 en 6:12 pm

    El asesinato de monseñor Padovese, que menciona FirstReply, lo recuerdo muy bien. Es una de esas historias que, más allá de la propia historia, dan pie a muchas preguntas y reflexiones, como aquella historia de San Francisco que contó Josepe.

    Primero se supo que un obispo en Turquía había sido asesinado por su chófer. La mayoría de periódicos ocultaron la religión del asesino y una minoría dijo que era católico. Después el asesino resultó ser musulmán. Entonces, y sólo entonces, las autoridades turcas ofrecieron algunas declaraciones como que el asesino “tenía problemas psicológicos” y que el asesinato “no tenía ningún trasfondo político o religioso” (Gobernador de la provincia turca de Hatay, Celalettin Lekesiz). A la Santa Sede las explicaciones le debieron de parecer estupendas porque a su portavoz le faltó tiempo para declarar, con comunicado oficial de por medio: “Un móvil de carácter político o vinculado a las recientes tensiones políticas parece que deba ser absolutamente excluido”. Y entonces va la agencia AsiaNews y lo acaba de liar todo. Resulta que el asesino degolló al obispo ritualmente y gritando: “He matado al gran Satán. Alá es grande”. La autopsia confirmó la muerte ritual.

    ¿Por qué el chófer no era católico? ¿Por qué la Santa Sede dio por buenas sin cuestionarlas las primeras explicaciones y, al resultar falsas, no volvió a hablar? ¿Por qué los medios de comunicación publicaron las acusaciones del asesino en las que decía que en realidad lo había matado porque había intentado abusar de él, aunque era tan falso que ni El País se lo creyó? ¿Por qué empezaron a describir a monseñor Padovese como “un intelectual abierto al islam que adoraba Turquía” y cosas similares, cuando antes les importaba un pimiento como fuese la víctima? Si un cristiano hubiese asesinado a un imán ¿le habrían dedicado más atención a la noticia? (Bueno, vale, está última ya me la he respondido yo).

    Los gobiernos occidentales, que se creen capacitados para opinar sobre todo lo humano y lo divino y para imponernos por la fuerza sus opiniones a los que no estamos de acuerdo, esos gobiernos que se rasgan las vestiduras y a veces amenazan con multas y con la cárcel a los que opinan sobre el islam y la opinión no les gusta a los musulmanes ¿por qué no han dicho absolutamente nada?

    Y como declaración inquietante: “Hablé con los jóvenes (de la comunidad cristiana) y están algo divididos, pues se han infiltrado muchos musulmanes. Quizá era necesario estar más atentos”. (declaraciones del administrador apostólico de Anatolia a Radio Vaticano) ¿Qué significa “se han infiltrado”? ¿Dónde estaban los pastores que ESTÁN OBLIGADOS A defender a las ovejas de Cristo?

  4. 4 Lourdes 9 julio 2010 en 5:23 pm

    Todas estas preguntas son muy interesantes y necesitan de una cuidadosa reflexión. Sólo añado que lo que sucede no es nuevo, el quintacolumnismo es más viejo que el mundo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Para recibir las actualizaciones por correo

los blogs que leo

los blogs que leo
julio 2010
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Blog Stats

  • 149,793 hits

El número de suscriptores ya ha llegado a….


A %d blogueros les gusta esto: