Confesiones de fe de grandes científicos


Me envía un amigo este power point. Se titula confesiones de fe de grandes científicos, y coge citas de algunos de los grandes científicos para indicar (entiendo) que no tenían incompatibilidad entre su fe y su razón.

Hay que comprobar muchas cosas de él… Por ejemplo decir que Darwin creía en Dios es un poco ucrónico. Cierto que estudió teología en la universidad (son sus únicos estudios) pero en realidad era ateo durante la parte final de su vida. Aunque también es verdad que el motivo principal de su increencia fue la no asimilación de la muerte de su hija (que por cierto a su mujer la hizo más devota).

En realidad muchos de los casos citados en el powerpoint son creyentes porque su época era creyente .

Y probablemente en muchos casos sólo siendo creyente se podía acceder a una canongía desde la que investigar. Aunque también los había que eran creyentes tras una profunda reflexión y además dejaron la reflexión escrita.
Pero que los grandes fueran creyentes no es un argumento. Si caes en las garras de los cientifistas siempre te dirán que los científicos actuales son mayoritariamente ateos.

Pero (atención al passing shot) ese tampoco es un argumento:  Siendo cierto que los científicos de antes eran mayoritariamente creyentes porque su época lo era, siendo cierto también que la mayor parte de los científicos actuales son ateos…

¿No cabría preguntarse si los científicos son ateos simplemente porque la sociedad en la que se mueven es mayoritariamente atea?

Quizá sería interesante saber cuántos científicos creyentes se convierten en ateos tras la atenta reflexión de su trabajo científico (me atrevo a aventurar que prácticamente nadie). Sería interesante saber cuantos se dicen ateos porque los de alrededor lo son (me atrevería a decir que la mayoría), y cuantos son ateos convencidos antes de ser científicos y por ello se dedican a la ciencia para demostrar su verdadera fe (una minoría importante, los apóstoles modernos de la Iglesia de la Ateología que tiene internet lleno de diatribas sobre las vías de Santo Tomás desde su puesto de becario de un departamento de informática.)

En general el argumento de autoridad en este tema no es muy relevante. Que Platón fuera trinitario unos siglos antes de la llegada de Cristo es un dato. Pero poco más que un dato.

Hay que insistir en que el conocimiento científico es sólo un modo más de conocimiento. Y que una de las grandes crisis de nuestra época se fundamenta en la excesiva preponderancia de una visión cientifista de la vida (lo que no es demostrable no es cierto). Afirmación que, por otro lado, no es nada científica.

Anuncios

11 Responses to “Confesiones de fe de grandes científicos”


  1. 1 fer 10 enero 2011 en 1:58 pm

    Está bastante claro que el mundo científico no tiene claro el asunto de Dios y las creencias. No vendría mal un poco de democracia-respeto real a las creencias. Es miserable que un científico o quien sea no pueda expresarse con libertad y claridad sobre sus creencias debido al miedo o al qué dirán, o bien que, para hacerlo, se tenga que convertir en un mártir de su convicción (sea cual sea).
    Asunto parecido a este me encontré como respuesta a mi pregunta a un político e historiador sobre “la búsqueda de la verdad en los ambientes universitarios” respecto a otro asunto que no tiene nada que ver con Dios. Su contestación fue: “quien quiera publicar y acceder a un sillón tiene claro lo que ha de defender”. Muy triste. ¡Bravo la universidad privada!

  2. 2 JosePe Garcia 10 enero 2011 en 2:19 pm

    No sé cual es tu caso concreto, pero yo (que trabajo en estos ambientes) sé de uno sencillito. No se puede defender la diferenciación entre valenciano y catalán en la universidad actual, porque si lo haces estás fuera. Y si lo haces desde fuera, te dicen que no te metas donde no te llaman. Pues eso.

  3. 3 MariaJose 10 enero 2011 en 6:49 pm

    Yo estoy básicamente de acuerdo con la tesis del artículo que es, si lo he entendido correctamente, que los científicos no tienen, por el hecho de serlo, un plus de autoridad para tratar asuntos metafisicos o transcendentes. Es fácilmente comprobable que en estos temas se comportan como la sociedad en la que estan inmersos. En el caso de los cientificistas, no-venerables hijos de los tampoco-venerables racionalistas decimonónicos, se comportan con un plus, aqui sí lo tienen, de arrogancia y esnobismo. Véase el caso de Hawking tratado en este mismo blog.

    Pero es un hecho que la mayoría de la gente responde al principio de autoridad. Yo estoy de acuerdo además con la tesis de que unas minorías (como las minorías creativas de Toynbee) son las que se ganan y ostentan este principio de autoridad y arrastran al resto hacia desarrollos civilizatorios o hacia el precipio. Y las minorias actuales son fundamentalmente anti-cristianas y definen sus objetivos sobre esta base. Con lo que la sociedad actual tiene básicamente un pensamiento anti-cristiano, muchos de los que se llaman a sí mismos cristianos incluidos.

    Todo este ladrillo rayada-mental 🙂 era para decir:
    1.- Con el debido respeto a los que dedican su tiempo a hacer estas contra-listas pensando que son útiles, a mí me parecen totalmente inútiles, dada la situación del pensamiento general hoy en día. No convencen a nadie, no evangelizan y muchos ejemplos están traídos por los pelos.
    2.- La democracia-respeto que define y pide Fer nunca ha existido, no existe en la actualidad y jamás existirá porque es imposible que exista. Ninguna sociedad podría sobrevivir sin una corriente principal de pensamiento. La cuestión es si esa corriente mejora la sociedad o la degenera.
    3.- Otra cosa son ámbitos concreto dentro de la sociedad, como los ejemplos que ponéis sobre la universidad donde la tolerancia al disenso debería ser mayor. El ejemplo de Fer es, efectivamente, miserable (pero real). Y las creencias religiosas no deberían afectar a las ramas científicas (pero afectan). Y los temas discutibles, como el valenciano-catalán, deberían poderse discutir en libertad (pero no se puede).

  4. 4 fer 11 enero 2011 en 9:56 am

    Pues sí, Josepe, ese era el asunto del ejemplo, pero por respeto a terceros (no por mí), no entré ni entro en detalles.

    Desde luego, MariaJosé, siento ver siempre las cosas en escala de grises. Me es muy difícil juzgar. Hace un par de años decía exactamente lo mismo que tú, hasta que leí a Chesterton. Soy así de maleable, pero me fascinó. Un alto porcentaje de lo que aquí explique no es mío:

    Todo lo que dices me parece cierto, pero también creo que históricamente existe una contraposición de fuerzas, previas o posteriores, a cualquier movimiento. Generalizando, desde luego que hay minorías que piensan (más que actúan) y mayorías que actúan (más que piensan), pero sigo pensando que las masas pueden verse muy atraídas por pensamientos muy elevados porque encajan perfectamente en la naturaleza humana, de lo contrario no tiene explicación el fenómeno del cristianismo. El hijo de un carpintero montó una buena. Creo que, a largo plazo, las masas suelen funcionar como los individuos, hemos de darnos una buena bofetada, que recuerden varias generaciones, para aprender algo, pero, al final, se aprende, aunque dure unos mil quinientos años y después se nos empiece a olvidar (la cabra tira al monte, como se dice). Estoy absolutamente convencido de que una sociedad corrompida no puede subsistir, y no porque lo diga una u otra religión, sino porque falla el equilibrio personal y con cualquier entorno humano o material.

    Desde luego, a la corta o a la larga, la Universidad del ejemplo, otras instituciones o pensamientos o personas, cualquiera, al final, pagamos los errores.

    Y tras la filípica me suelto el pelo y derivo un poco más:

    Hablo de mí: Soy más autocrítico conmigo que consecuente en mis actos con las autocríticas a mi persona, pero considero que si la sociedad o las minorías pensantes son anticristianas, los cristianos (más aún, los católicos) tenemos un alto grado de responsabilidad en ello. Pocas críticas (ninguna) he conocido hacia Teresa de Calcuta. Nos queda mucho.

    Jesús, Teresa de Calcuta, y tantos otros, son buenos ejemplos de que la democracia-respeto a la que me refiero sí que ha existido. No perdamos la Esperanza en que el Hombre buscará siempre la Verdad, está en nuestra naturaleza.

    Con todo mi afecto.

  5. 5 MariaJose 12 enero 2011 en 10:03 am

    Pues no he entendido si dices que estás de acuerdo conmigo o no aunque creo que sí lo estás en las líneas fundamentales. Sólo unos comentarios:
    1.- La masa es acrítica y ciega, la sociedad es la que se comporta como la suma ponderada de los comportamientos individuales donde cada ponderación indica la influencia de esa persona en la sociedad en general.
    2.- Suponiendo que tus masas sean la sociedad, claro que estoy de acuerdo en que pueden alcanzar altas cotas de civilización, eso está a la vista y es lo que quería decir en “la cuestión está si la mejoran o la degeneran”.
    3.- “Una sociedad corrompida no puede subsistir”. No me cabe la menor duda. “Los cristianos tenemos un alto grado de responsabilidad en ello”. Vaya, me estoy oyendo a mí misma, jaja.

    Y esto para disentir y que no sea todo paz y concordia:
    1.- Todo no es gris. Existe el negro, el gris y el blanco. Por ejemplo: el aborto es negro como el carbón, la legítima defensa entra dentro del terreno de los grises matizables y el amor a los abortistas y asesinos (por prójimos) es blanco nuclear y no admite excepciones.
    2.- Si no has oído a nadie hablar mal de Jesucristo y de la beata Teresa de Calcuta, enhorabuena. Envidio los ambientes en los que te mueves, los periódicos que lees, las radios que oyes…
    3.- ¿Qué tiene que ver Chesterton con verlo todo en matices de gris? Se me ocurren pocos apologistas católicos más directos y menos grises. Ser ingenioso y caritativo no es lo mismo que ser gris.

    En fin, estos últimos comentarios, más que por llevar la contrario, eran por dar un poco de vidilla.

  6. 6 JosePe Garcia 12 enero 2011 en 4:14 pm

    Esto de la sociedad, las minorías creativas, Teresa de Calcuta.. todo junto…tiene un punto interesante.

    MJose, la sociedad es una emergencia del colectivo no la suma ponderada. Una emergencia puede ir en dirección contraria de los individuos que la componen.
    Fer, yo en general creo que eso de que el Hombre busca la Verdad es uan verdad retórica (de retor). Y más que parecerte a Chesterton te pareces a Mauriac…

    Ale ya he metido caña yo.

  7. 7 Antonio 13 enero 2011 en 5:14 pm

    No es la profesión la que hace la fe, es la predisposición virtuosa (humildad, por ejemplo) y el don sobre natural.
    La primera se puede buscar, la segunda pedir. El resultado sólo depende de Dios.

  8. 8 MariaJose 14 enero 2011 en 9:52 am

    Josepe, he leído tu definición de sociedad y releído mi cutre-definición sin pretensiones ¿científicas?, y se nos nota la deformación profesional, por lo menos a mí que llevo unos días pensando en incorporar la distancia ponderada de Hamming a un problema y ¡así me ha salido la descripción! Anda que no me he reído. Pero no tienes razón (;-)) en lo de que la sociedad puede ir en sentido contrario a los individuos, al menos durante un periodo de tiempo largo, y nosotros tenemos la culpa (¿qué hay de los pecados de omisión?).

    Y cuando casi me caigo de la silla ha sido en la comparación de Chesterton y Mauriac pero he leído el siguiente artículo antes de escribir este comentario y ahora lo entiendo. Además me gusta el corolario que abunda en los pecados de omisión y, si además de vivir como cristianos, los cristianos creyésemos lo que que creen los cristianos ya sería la repanocha.

    Lo que es un puntazo es el comentario de Antonio: resumen perfecto en dos frases del tema del artículo.

  9. 9 fer 14 enero 2011 en 2:13 pm

    MariaJosé mis grises van por dos razones:
    1.Entiendo que Chesterton tiene claras las cosas, pero no juzgaba a los demás. Y veo que tú tampoco (al principio me parecía que sí). Desde luego a mí me es imposible juzgar a nadie. Tengo claras las cosas claras que comentas (aborto…), pero con todo lo claras que tú y yo las tengamos, hay gente que no las tiene tan claras, ¿cómo lo explicamos? A pesar de ello, cuando hablas con un abortista, te das cuenta de que sí que intenta buscar una Ley de vida, una Verdad; aunque sea de retor mi comentario, y menos mal que existieron y existen los retores (no entro en si se busca mucho o poco, con las herramientas adecuadas, si somos coherentes).
    2.Aunque a veces me falte la Esperanza, Chesterton me enseñó a tener confianza en las personas, y por extensión, en Dios, y en la sociedad (me equivoqué en lo de “masa” porque puede entenderse peyorativo). Yo llegaba a pensar que hay personas que no debería tener derecho ni al voto, pero me di cuenta de que la libertad es sagrada, sobretodo para equivocarse.
    Lo siento si peco de relativismo, pero el mundo real sí que es así; las formas de actuar acaban de las mayorías acaban dependiendo de épocas, de culturas, de situaciones…
    Probablemente me supera este debate, pero a veces, cuando os leo, me da la sensación de que todo está muy claro y definido, pero si es así, ¿qué impide que todo el mundo lo vea igual que nosotros? Y no estoy hablando de que cualquier persona ACTUEMOS de acuerdo a Ley Natural, sino de que la veamos y estemos de acuerdo en ella.
    Y como tengo mucho que aprender de vosotros, y seguro que me dais buenas razones que necesito conocer, os pregunto: Josepe, si el Hombre no busca la Verdad (¿quieres decir que solo algunos la buscan?), MariaJosé, si el aborto es negro como el carbón (no es negro, es una salvajada), Antonio, si tenemos tal dependencia de Dios, ¿qué hacemos aquí intentando explicar el mundo? Perdonad la puñetería, pero soy sincero.

  10. 10 FirstReply 14 enero 2011 en 7:05 pm

    Estimado Fer,

    Yo no veo grises, más bien como la canción de Barricada, veo todo en blanco y negro… las mismas caras, los mismos gestos… sé que es un baile salvaje, combate a mala cara….

    Mola el rollo de los grises, y que todo el mundo es bueno. Un conocido mío que decía que “un pato es un perro” y que “un porro alimenta como un bistec” también decía que en el fondo todo el mundo es bueno, que incluso Hitler seguro que en el fondo era bueno.

    Así las cosas, para mi Hitler, si era en el fondo bueno lo sería en el fondo del wc,… pero porque soy un poco radical, no de raiz sino de radical y punto.

    Estoy de acuerdo con Antonio, con que la fe sólo puede venir de Dios, y que para que llegue debemos ser humildes, y creo que eso es lo que les falta a los científicos y de lo que carece en este momento la sociedad.

    Si las confesiones de fe de estos científicos sirven para alguien me alegro, pero para mi un científico, como un artista progre, como un cartero, o como el albañil son uno más. No creo que lo listo que consigas demostrar a los demás que eres sirva para nada en el tema de la Fe.

    Quizá esas confesiones de fe sean positivas y que Rafa Nadal diga que apoya la visita del Papa es bueno, para la gente en general, pero mi visión más personal, esto es de cada uno de nosotros como únicos e irrepetibles (ahí enlazo con los comentarios del hilo posterior) me dice que no haga caso de las cosas grandilocuentes.

    Las cosas están claras y definidas, tenemos los Evangelios y el catecismo. Gusta pensar que hay cosas que uno mismo puede interpretar mejor que el catecismo o que las interpretaciones de la Santa Madre Iglesia. Pero ¿eso no es soberbia? lo digo porque a mi me pasa.

    Por otro lado, ¿debemos buscar la verdad? sabiendo quien es La Verdad y la vida si, todo lo demás es interesante y es un gran pasatiempo, pero sólo es eso. En principio cuando intentmos explicar el mundo perdemos el tiempo intentando encontrarnos a nosotros o sólo tocar las narices a los demás, porque nuestra salvación está a nuestro lado, persona a persona, no con la gente.

    Así habló Zaratustra.

    • 11 JosePe Garcia 14 enero 2011 en 9:56 pm

      Hola a todos, me alegra que participeis tanto, yo a esta hora hoy lo veo todo borroso, más que gris. Sólo quiero comentar que si alguien entiende desde mis textos que yo lo tengo todo claro significa que me expreso bastante mal. Por lo demás los atascos van hacia atrás mientras que los coches van adelante, el que se fuma un porro no va en busca de la verdad, Mauriac está bien, pero Chesterton es mejor, Hitler era un hdp, y efectivamente aquí somos todos protagonistas de nuestra película y los demás son actores secundarios… Para otro día dejaré reflexiones más sensatas.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Para recibir las actualizaciones por correo

los blogs que leo

los blogs que leo
enero 2011
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Blog Stats

  • 156,713 hits

El número de suscriptores ya ha llegado a….


A %d blogueros les gusta esto: