El Hombre y la búsqueda de la Verdad (I)


Como contestación a un post anterior Fer replicaba a un comentario con una pregunta muy interesante. Si todo está tan claro, ¿por qué perdemos tanto tiempo intentando explicarlo?

Le faltaba añadir un “con tan poco éxito”.

Es un tema al que le he dado alguna vuelta, y sinceramente he acabado bastante mareado.

Se me ocurren varios posts diferentes para aproximarme al tema.

Y para no tener que organizarme comienzo con el más sencillo.

El Hombre no busca la Verdad.

Algunos hombres buscan la Verdad y la mayor parte buscamos otras cosas.

Los filósofos, los teólogos, los antropólogos y unos pocos más creen que los demás son como ellos. Verdaderos, coherentes, y con amor por el conocimiento, trasunto humano de la verdad.

Pero la realidad es que más que buscar la verdad, el ser humano ha aceptado como un hecho vivir en la mentira. Nos pasamos el día recibiendo mentiras y enviándolas.

Los políticos nos mienten continuamente y no pasa nada (ni siquiera voy a poner ejemplos).

Nos mienten los vendedores de coches, de seguros, de casas y los médicos y farmaceúticos que venden cosas que saben que no sirven para nada.

Pero no solo nos mienten, también mentimos.

Mentimos llamando a esa amiga “guapa” cuando sabemos que está horrible.

Mentimos implántandonos silicona en las tetas o los glúteos. Aunque sea mentira sabemos que así las tías están más buenas… y nos da igual que sea mentira.

Nos mentimos diciendo que este año sí que haremos deporte. Y sabemos que comprarse unas zapatillas nuevas no implica nada.

Le decimos a la gente que le acompañamos en el sentimiento, cuando en realidad ni siquiera sabíamos que su madre existía.

Prometemos hasta meter y luego de metido nada de lo prometido.

Nos pintamos las canas de negro, y adoramos a las mujeres que se maquillan para “estar guapas”.

Los atletas profesionales se dopan, los corredores de medio pelo se dopan, los jugadores de futbol de empresa se dopan.

Entramos al futbol con abonos personales e intransferibles ajenos.

Utilizamos las recetas de los abuelos para no pagar un poco más en las farmacias. Y si podemos esquivar pagar a Hacienda lo hacemos.

Si nos para la Guardia Civil tenemos mil excusas para explicar porqué no llevábamos el cinturón.

Nos llaman por teléfono a horas intempestivas y respondemos con un “no te preocupes estaba leyendo”.

Nos inventamos perfiles de facebook y curriculums profesionales que no se parecen en nada a nuestra realidad.

Copiamos en los examenes y nos inventamos excusas para no coger el teléfono de esa persona con la que no queremos hablar.

Se falsifican facturas, se inventan informes…

Si llegamos tarde al trabajo le echamos la culpa al despertador, si llegamos tarde a una cita la culpa fue del atasco.

En las reuniones no decimos lo que pensamos porque “no se discute con el jefe”.

Mentimos para sacar ventaja, para no tener problemas y muchas veces mentimos sólo por quedar bien.

En el fondo creo que seríamos incapaces de vivir en un mundo en el que nos dijeran: “Sabes que te digo: que tu rollo con el blog es una mierda”

Anuncios

16 Responses to “El Hombre y la búsqueda de la Verdad (I)”


  1. 1 fer 17 enero 2011 en 10:27 am

    He pasado todo el fin de semana (de viaje) pensando que no debería haber escrito mi último comentario en el artículo de los científicos. Pido disculpas si en algo molesté. Es más un síntoma de mis propias dudas. Probablemente acabaré preguntando en lugar de respondiendo, porque tengo pocas respuestas.
    Creo que quienes aquí escribís tenéis grandes capacidades y formación (más que yo) y entiendo que una de las utilidades del blog podría ser que algún internauta dijera un día “vaya, no son tan malos tíos estos católicos como por ahí se dice, por lo menos dicen algunas cosas que me encajan”. Pero tengamos en cuenta que ese de quien hablo probablemente no tenga ninguna fe; incluso la palabreja le sonará a ciencia ficción o magia. Al menos, esta es la principal “gracia” que le veo al blog.
    Desde luego mentimos, pero también decimos la verdad en ocasiones. Como forma de funcionar, por fe y para poder convivir, los católicos pecamos, nos confesamos e intentamos reparar el daño, quien no lo es gasta una faena y pide perdón.
    Vivimos con contradicciones, yo el primero, pero esto no significa que no hagamos alguna cosilla buena de vez en cuando, aunque sea de casualidad.
    Si me hubiera encontrado a Hitler bajo un botón rojo que pudiera apretar, quizá habría hecho lo que todos, pero creo que Hitler era un enfermo. Si era la encarnación del Mal, quien pueda bucear en su alma sabrá verlo. Conectando con la última reflexión de First Reply y la anterior de Josepe, no creo que el hombre sea bueno por naturaleza.

  2. 2 MariaJose 17 enero 2011 en 12:37 pm

    Me he quedado de ‘pasta de moniato’, como dicen en mi pueblo. A ver, unas cositas:
    1.- Si mentir es faltar a la verdad de forma intencionada, no sé que pintan en la lista cosas como teñirse el pelo o maquillarse. Y si no es eso y es otra cosa ¿qué es? Esta lista echa un tufo a puritanismo que tira pa’trás.
    2.- Siguiendo mi definición es verdad que hay personas que mienten pero otras no lo hacen. Os aseguro que es cierto que no necesitas contar ‘mentiras piadosas’, ¡menudo oxímoron!, para no ofender a tus vecinos; y si haces algo mal, no busques ‘mentiras-excusas’, apechuga con las consecuencias que es lo más sano para el alma.
    3.- Y si la lista es puritana, lo de que el hombre no es bueno por naturaleza, en fin… no voy a adjetivarlo: “Y Dios creó al hombre a su imagen; lo creó a imagen de Dios, los creó varón y mujer. Dios miró todo lo que había hecho, y vio que era MUY BUENO.” (Gn 1, 27.31a). Casi estoy oyendo: “Aaaaah, al fin rousseauniana”. Pues no, en absoluto, Dios me libre de creer en el buen salvaje. Es que después viene el libre albedrío, el pecado original y la concupiscencia.

    Y como creo que ha quedado bastante establecido que la mentira, incluida la piadosa y la de quedar bien, me parece aborrecible, espero que os creáis esto:
    1.- Fer, planteas temas muy profundos. De hecho, JosePe sólo ha recogido uno de los testigos, el otro (lo de “no juzguéis y no seréis juzgados”) se ha quedado en la cuneta de los comentarios. Y a mí me parece interesantísimo, la verdad, dadas las des-interpretaciones que corren por ahí.
    2.- JosePe, a mí me gusta tu blog. De hecho, es el único en el que intervengo asiduamente.
    3.- FirstReply, hola, ya echaba de menos tus comentarios.

  3. 3 FirstReply 17 enero 2011 en 12:58 pm

    Estoy de acuerdo con Maria José, eres un puritano y te autoengañas con lo del deporte.

    Pero disiento con el tema de las mentiras piadosas tan necesarias y que tanto animan al personal.

    Como veo que somos todos unos “meapilas”, creo que estos “succeïts” de tablón de anuncio de parroquia os harán gracia.

    http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=19018&id_seccion=35

    Os recomiendo su lectura pues yo me he partido de risa… cada vez soy más beato, quien me ha visto y quien me ve…

  4. 4 fer 17 enero 2011 en 7:12 pm

    Ostras, Josepe, estos son más duros que una piedra. Menos mal que de vez en cuando gastan bromas.
    ¿Veis House? Ese sí que tiene una buena teoría sobre la mentira.
    MariaJose, tienes toda la razón, pero ¿me creo el Génesis a pies juntillas? Si el hombre es bueno, ¿a qué viene esta prueba del salto de vallas? No es que me preocupe una barbaridad el asunto, porque tengo claro que he de intentar portarme bien con el cabrón que me…, en fin, que he de portarme bien; pero ¿cómo encaja?

  5. 5 JosePe Garcia 17 enero 2011 en 9:58 pm

    Señores, este blog es mío y escribo lo que me da la gana. Acusarme de puritanismo por poner negro sobre blanco cómo miente la sociedad, es otra manera de mentiros a vosotros mismos.
    Creo que hacer un anuncio en el que supuestamente sale una tía, tras pasar a tres por el Photoshop combinándolas, es una manera de mentir. Y de aceptar la mentira. Sabemos que esas tías no existen pero las damos por buenas. NO denunciamos al anunciante por publicidad engañosa. Y lo es.
    Como es una mentira nuestra estructura sindical, que mienten diciendo que defienden al trabajador, cuando en el fondo sólo se defienden a sí mismos, o incluso la pobre educación española.
    De todas maneras me venís al pelo para el siguiente post.

  6. 6 Lourdes 17 enero 2011 en 10:55 pm

    JosePe: Pareces el Dr. House diciendo que todo el mundo miente. Yo digo que no todo el mundo miente, no es necesario.

    Firstreply: Ya conocía estos anuncios parroquiales, pero los he vuelto a leer y me he vuelto a tronchar de la risa. Gracias!

  7. 7 FirstReply 18 enero 2011 en 9:27 am

    Eres un PURITANO.

    El blog es tuyo, y los comentarios nuestros, si quieres lo borras, pero no te acepto pulpo como animal domestico.

    Fer, el más duro es el blogger, los demás somos comparsa.

  8. 8 MariaJose 18 enero 2011 en 10:24 am

    ¿Entender el Génesis de forma literal? Caray, Fer, nunca sé cuando me hablas en serio o cuando me tomas el pelo (amistosamente, espero).

    Como prefiero pecar de ingenua que de malpensada, te contestaré medio en broma, lo que implica que va medio en serio. Por favor, lee esto con tonillo de Lisa Simpson, que es una ‘aprendiza’ a mi lado cuando va de marisabidilla: Ejem, ejem (carraspeo), el Génesis se puede dividir en dos partes. La primera (cap. 1-11) trata de responder a las grandes preguntas que siempre se ha hecho el hombre y, para ello, utiliza historias POR IMÁGENES. Así pues, nos cuenta QUÉ sucedió, no CÓMO sucedió. Esto es porque Dios quiere que todos nos salvemos y el mensaje de la salvación deben entenderlo los hombres de todas las épocas, de todas las culturas y de todos los niveles.

    ¿Dios hizo el mundo, tal y como hoy lo conocemos (y los fósiles, ¿qué?), en seis días y el séptimo descansó (o sea, que Dios se cansa)? ¿Había un Paraíso al este del Edén (¿dónde dice usted?) en el que Adán y Eva (anda, ‘hombre’ y ‘madre’ en hebreo arcaico, qué curiosidad de nombres, ¿eh?) se encontraron con una serpiente (con patas, rarita la serpiente) que les convenció para comer un fruto de un árbol que nadie conoce? Analicemos la cuestión:

    En el primer relato de la Creación, del que he extraido la cita, el escribidor humano ha usado la técnica literaria de la repetición para transmitirnos uno de los mensajes que contiene la historia: que todo lo creado es bueno, es MUY BUENO. Pregunta de control: si Dios hubiese creado algo malo ¿cómo se entendería que ‘Deus caritas est’? Pregunta de continuación: Si todo lo que hizo Dios era bueno ¿por qué existe el mal? Esta pregunta queda contestada en el segundo relato de la Creación donde narra el pecado original, el menos confesional de los dogmas cristianos, según Chesterton. Al rebelarse contra Dios, el hombre rompió la armonía con Dios, la armonía entre los hombres y la armonía con el resto de la Creación. Y así nos va. Pregunta de control: Si lo que narra el Génesis es falso (insisto: el mensaje) ¿por qué Dios se hizo hombre y permitió que sus criaturas lo humillaran y lo mataran?

    Y después de esta brillante y sintética demostración (juaaas, juaaas, juaaas) de mi enorme sabiduría (Modesto, baja que subo), voy a finalizar con una chorradilla de las que a mí me gustan: ¿De dónde ha surgido lo de que el fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal es una manzana? Cuando la Biblia se tradujo al latín, Adán y Eva comían del fruto prohibido, malo (malum) y en latín manzana se dice malus. Supongo que a la gente le faltaría tiempo para cambiar el larguísimo nombre fruto-del-árbol-de-la-ciencia-del-bien-y-del-mal por manzana, muy sensatamente en mi opinión. ¿A que mola la historieta?

  9. 9 Lourdes 18 enero 2011 en 11:21 am

    Si, mola 🙂

    Siempre se aprende algo en este blog…

  10. 10 fer 18 enero 2011 en 1:45 pm

    MariaJose, en el fondo, siempre hablo en serio, aunque pueda disfrazarlo de vez en cuando. A veces actúo un poco, hago de abogaducho del diablo, pero sigue siendo con fondo serio (las dudas, ya sabes).
    Desde luego, yo preguntaba por el QUÉ.
    De acuerdo con todo lo que dices, mi problema en realidad es el mismo que pregunté: ¿a qué viene la carrera de saltos? O dicho de otro modo: ¿Dios nos crea con libertad, así pues le podemos traicionar, unos lo tienen más claro que otros? No voy a detallar mis convicciones, porque quizá me estoy pasando, pero A VECES (más de las que me gustaría) no entiendo a Dios, no me entiendo ni a mí. Sólo como ejemplo, a Dios lo veo todos los días cuando abro los ojos y eso es lo que más me mueve.
    A mí también me habéis enseñado MUCHO (además de la espectacular lección de la manzana que no conocía).
    Leí anoche la parábola de Josepe en el II (que tiene de ti, de FirstReply, de Antonio y de un libro sobre san Francisco que me dio mi madre, “La sabiduría de un pobre”, cuyo autor creo que era Leclerq) y le diré algo con un poco de tiempo y reflexión. Pero tenéis toda la razón.
    Gracias.

  11. 11 fer 18 enero 2011 en 1:53 pm

    MaríaJosé, lo veo en sentido figurado, no me fumo nada. Es por si algún visitante “flipa” con mis visiones.

  12. 12 fer 18 enero 2011 en 2:11 pm

    Y lo último, FirstReply, ya lo sé, el blogger es un peligro. Como decía antes, leí anoche la parte II de este asunto y me dejó dos horas dándole vueltas al asunto, más las de hoy. Sigo pensando que no todo son mentiras, que mentir no significa que no busquemos la Verdad, que buscar la Verdad lo hacemos, aunque sea un imbécil por intentarlo… El problema es que envía una carga de profundidad ante la que me dan igual todas las chorradas que acabo de decir. Si puedo (intelectualmente, y desde la sinceridad en que ¿”dice” Josepe que no cree?) haré una reflexión en la parte II.

  13. 13 Josema Nuel 19 enero 2011 en 1:33 pm

    La vida sólo me da para leerte, no para comentarte y menos con la extensión con la que lo hacen tus lectores. No estoy de acuerdo en el manejo fraudulento que haces del concepto mentira. No creo que la mentira sea el concepto opuesto al concepto de verdad (la ausencia de verdad no es mentira).No soy ni seré filósofo, ni antropólogo, ni teólogo: soy pensador de cortos vuelos, me basta creer en el amor de mi familia y en la amistad (esto es para mí verdadero) y confiar en la bondad del ser humano (la cual existe por más que parezca mentira). Ya es bastante como para tener que plantearme más honduras. Y, finalmente, decidí hace tiempo decir lo que pienso, sea esto lo que sea, sin faltar a la caridad, con humildad porque sé que yerro con frecuencia, con firmeza, porque pienso lo que digo, si acaso eligiendo el momento oportuno en aras de la eficacia.

    • 14 JosePe Garcia 19 enero 2011 en 10:43 pm

      ¿Por qué hago un uso fraudulento de la mentira? ¿No os gusta que mezcle el doping de los atletas con las mentiras de ZP o los trajes de Camps?

  14. 15 MariaJose 19 enero 2011 en 10:32 pm

    Hola, Josema Nuel. Pues es una pena que no tengas tiempo para comentar porque a mí me pareció muy interesante la conversación que tuvimos en unos artículos sobre educación. Todavía ando dándole vueltas a aquello de los argumentos. En fin, me alegro de verte (¿leerte?).

  15. 16 Josema Nuel 20 enero 2011 en 8:08 am

    Josepe, ya sabes por qué digo lo que digo. Pero eres hábil: resulta que a nosotros no nos gusta que hagas un uso fraudulento del concepto mentira. Inviertes la carga de la prueba. Ya cumplí cuarenta. No me dejo manipular. Eres grande, sí señor.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Para recibir las actualizaciones por correo

los blogs que leo

los blogs que leo
enero 2011
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Blog Stats

  • 152,060 hits

El número de suscriptores ya ha llegado a….


A %d blogueros les gusta esto: