El hombre y la búsqueda de la Verdad (II)


Comenzaba con el anterior post sobre la búsqueda de la verdad, estableciendo que de hecho vivimos en una sociedad mentirosa, donde la mayor parte de nosotros, mentimos y aceptamos mentiras. (Otra cosa es que, según mi concepción de la vida, la Paz sólo se encuentra en la Verdad). Pero que la Paz se encuentre en la Verdad, no significa que la busquemos.

Vamos a suponer que hemos dado con el  hombre que sí busca la Verdad. Quiere vivir en la Verdad y quiere saber qué es verdad.

Un hombre normal, de esos que se pasan el día pensando si  Dios existe o es una afortunada invención humana, si la conciencia es una emergencia de un número suficiente de neuronas conectadas, si la bondad es anterior a la justicia, si la tierra es propiedad del viento, y todas esas cosas que podríamos denominar Verdad.

Un hombre que tiene una visión un punto más allá que debatir si Messi debió ser bota de oro,  si Rajoy es un pringado o si la ley de los fumadores es justa o injusta.

Vamos a suponer que ese hombre es un hombre normal.

Tiene que tener un trabajo con el que alimentarse, dedica un tiempo a su familia (es un hombre normal). Luego, el tiempo que le queda (a partir de las 10 de la noche) busca la Verdad.

Lee libros y participa en debates. Se descarga la wikipedia en busca de la verdad, y lee, y debate en los foros que están llenos de gente normal como él, que busca la Verdad.

Sinceramente, nadie en esas condiciones aunque busque la verdad la encontrará. No puede.

Ese hombre normal, que busca la Verdad, acabará rendido bajo miles de reflexiones conectadas parcialmente y parcialmente verdaderas.

Con un poco de suerte, tras mucho leer y mucho pensar (honestamente) se encontrará con alguien, también normal, que dice tener la verdad.

El otro hombre normal habrá construido su verdad a partir de otras miles de reflexiones conectadas parcialmente y parcialmente verdaderas.

Y comenzarán a debatir sobre temas de los que uno controla y el otro no tiene ni idea (o sobre los temas simétricos).

A esas alturas, dudo que se pueda llamar normal a ninguno de los dos hombres. Y estarán como Alonso Quijano una vez se le secó el cerebro.

Anuncios

15 Responses to “El hombre y la búsqueda de la Verdad (II)”


  1. 1 Lourdes 18 enero 2011 en 11:25 am

    Cristo es la Verdad. No conozco a nadie que conozca 100% a Dios, así que tampoco conozco a nadie que sepa el 100% de la Verdad. Pero puedes ir mejorando tu porcentaje de conocimiento sobre la Verdad, no sobre cualquier verdad o sobre la verdad que cada uno cree poseer. Nadie ha dicho que sea fácil… 🙂

  2. 2 fer 18 enero 2011 en 2:15 pm

    A estas horas ¿y nadie dice nada? Pues yo aún voy a tardar, no voy a ser el primero al que le peguen la cornada, que ya me he llevado unas cuantas por decir mi verdad.

  3. 3 marco 18 enero 2011 en 4:25 pm

    Leo estos posts con interés desde hace dos días, perdonad que me meta. Creo que el blogger es un tramposo. Si en lugar de “Con un poco de suerte, tras mucho leer y mucho pensar (honestamente) se encontrará con alguien, también normal, que dice tener la verdad” hubiera escrito “Con un poco de suerte, se encontrará con Alguien que dice tener la Verdad” todo el artículo tiene un sentido absolutamente contrario.

    • 4 JosePe Garcia 19 enero 2011 en 12:12 pm

      Marco, gracias por entrar en el blog y participar.. en el fragor de la batalla se me olvidó agradecerte la entrada. Efectivamente soy un tramposo. Pero es que pienso para ponerme trampas.

  4. 5 FirstReply 18 enero 2011 en 5:00 pm

    Estimado bloguer,

    En resumen piensas que no hay nadie “normal” ¿no?. Quizá ese sea el único punto en el que estoy de acuerdo. Existe gente ordinaria, no referido a soez, sino a gente “casi” como los demás y también gente no tan igual a los demás. En ese punto estoy de acuerdo. Todos somos iguales, pero unos más que otros (como nuestra situación ante hacienda, ahora llamada AEAT).

    Estoy de acuerdo con Marco, el asunto se modifica si quitamos el leer y pensar sobre la verdad, pero quizá no, en el mismo sentido pues creo que todo el error viene por intentar conducir el tema de la verdad al simple raciocinio.

    Mucha gente mayor y me refiero con ello, a la generación de mis abuelos, pues son mi conocimiento más directo e intenso sobre las personas mayores, tenían un conocimiento de la Verdad, que ya me gustaría a mi. Esta gente mayor, a la que he visto marchitarse hasta morir, CONFIABAN EN DIOS, desde su pretendida ignorancia.

    Digo pretendida, porque aunque afirmaban no tener conocimientos, frente a los que habíamos estudiado, vivían para la Verdad, no leían y reflexionaban, sino que rezaban repitiendo una y otra vez las mismas oraciones (que tan mal visto está ahora pues hay que “hablar con Dios”) y le pedían a Dios muchas cosas, como vulgares pedigueños.

    Y muchos de ellos no normales, pero si ordinarios, se encontraban en multitud de ocasiones y tenían todos la misma Verdad. Alguna vez acompañé a mi abuela a sus “Vigilias” (sólo la acompañaba para que no fuera sóla y allí me entraba sueñito) y creo que allí muchas personas ordinarias, no normales, se dejaban guiar hacia la Luz, no intenban debatir sobre sus verdades.

    Ahora también nos reunimos cuando vamos a Misa los domingos, pero creo que somos demasiado “listos” y leemos y reflexionamos tanto, que siempre tenemos algo que criticar. Así no encontraremos a nadie exactamente igual que nosotros. Quizá nos vendría mejor, si es que estamos a tiempo, aprender de aquella época en la que “no sabían nada”.

    Casi me veo gritando como Millan Astray “¡Muera la inteligencia!”, pero eso lo haré otro día.

  5. 6 Lourdes 18 enero 2011 en 9:06 pm

    Es que ya lo dijo Jesús: Dios ha revelado estas cosas a los sencillos, y las has ocultado a los sabios.

  6. 7 MariaJose 18 enero 2011 en 10:16 pm

    Es cierto lo que dicen FirstReply y Lourdes, pero tampoco hay que despreciar el camino intelectual que conduce a la fe. Por ejemplo, C.S. Lewis cuenta en “Mero cristianismo” como la respuesta cristiana al problema de la existencia del mal en el mundo es la única en la que no encontró contradicción y esto le llevó a contemplar el cristianismo como el (único) mito verdadero. Y la Iglesia siempre ha dado un papel preeminente al uso de la razón en la apología. Ahora, por ejemplo, está poniendo en marcha la iniciativa ‘Patio de los Gentiles’. Lo que quiero decir es que la fe y la razón son las dos alas con las que se eleva el espíritu humano (sí, me lo he copiado, ¿qué pasa?). Así que no hay que despreciar a los intelectuales ni a los místicos ni a los sencillos ni a los que tienen la fe del carbonero ni a…, cada uno cumple su misión en el Cuerpo Místico de Cristo.

    JosePe, estimado y querido hacedor de listas puritanas, llámame lerda si te place, pero no veo a donde pretendes llegar con esta serie de artículos. ¿Cuál es realmente el tema?

  7. 8 JosePe Garcia 19 enero 2011 en 9:43 am

    El tema es exactamente el que estais tratando. Lo lanzó fer y simplemente os provoco para hablar. Yo pertenezco al paquete de los que no puede parar de pensar, y eso le impide contemplar la verdad. Y la verdad, bajo mi punto de vista, se escapa cuanto se intenta entrar en el detalle racional. Si alguna vez mis hijos leyeran esto me encantaría que supieran que su padre (además de ser un poco borde) reflexionaba haciendo trampas (como dice Marco pero de otra manera). Mi manera de pensar tiene una hipótesis básica “Dios” en la que creo, y a partir de ella cuando tengo tiempo, busco la verdad… que en mi caso es intentar casar lo que observo con mi hipótesis básica. Eso a veces me hace dudar de la hipótesis, pero siempre, por ahora, he acabado comprobando que lo que parecía una paradoja era un error en mi apreciación sobre la realidad, o sobre lo que se deriva de la hipótesis.
    Quiero decir con el anterior rollo, que no creo que la hipótesis se pueda demostrar, pero que me permite tener una vida suficientemente feliz, mientras que no tengo claro que la hipótesis “NoDios” permitiera abandonarse. Existe otra alternativa: la mayor parte de la gente que conozco que muy pocas veces se para a pensar estas cosas…

  8. 9 MariaJose 19 enero 2011 en 11:57 am

    Entonces ¿el tema trata de la existencia de Dios y su relación con la razón natural? Porque ese tema, para los católicos, está resuelto definitivamente desde hace un tiempito, más de cien años en realidad. He aquí unos cuantos cánones:

    1.- Sobre la negación de la existencia de Dios (ateísmo): Si alguno dijere que Dios, uno y verdadero, nuestro creador y Señor, no puede ser conocido con certeza a partir de las cosas que han sido hechas, con la luz natural de la razón humana: sea anatema.

    2.- Sobre el pleno conocimiento de Dios sin ayuda de la fe (naturalismo y racionalismo): Si alguno dijere que la fe divina no se distingue del conocimiento natural sobre Dios y los asuntos morales, y que por consiguiente no se requiere para la fe divina que la verdad revelada sea creída por la autoridad de Dios que revela: sea anatema. Si alguno dijere que en la revelación divina no está contenido ningún misterio verdadero y propiamente dicho, sino que todos los dogmas de la fe pueden ser comprendidos y demostrados a partir de los principios naturales por una razón rectamente cultivada: sea anatema.

    3.- Sobre el libre albedrío que nos ha dado Dios para amarlo o rechazarlo: Si alguno dijere que el asentimiento a la fe cristiana no es libre, sino que necesariamente es producido por argumentos de la razón humana; o que la gracia de Dios es necesaria sólo para la fe viva que obra por la caridad: sea anatema.

    Referencia: http://conoze.com/doc.php?doc=952

    Por supuesto, el desarrollo de estos canónes dogmáticos no fue: “un día se levantaron algunos jerarcas de la Iglesia, decidieron convencer al Papa para convocar un Concilio, se reunieron y pensaron ‘¿qué podríamos escribir para que los católicos o se lo creyesen o se condenaran?’”. Su desarrollo, como siempre y al contrario de lo que parecen pensar algunos no-católicos y algunos católicos ‘liberals’, tiene un gran bagaje intelectual detrás. El canon no es más que un resumen de años y años y años de discusiones. ¿Se trata de reproducir los argumentos de esas discusiones?

  9. 10 JosePe Garcia 19 enero 2011 en 12:11 pm

    No se trata de eso… o sí… no lo sé. Se trata de resolver mis dudas, o las de Fer, de porqué lo que es evidente, no es evidente. Se trata de cómo responder a mis hijos su pregunta: “Papá, ¿cómo sabemos que Dios existe?”. Se trata de que nos demos cuenta de que en esta vida no todo es “intelectual” y que los sentimientos son igualmente racionales… Se trata de construir argumentos que puedan ser expresados en un mensaje de twitter, se trata de que First descubra después de todo que las Adoradoras perpetuas tienen algo que decirnos… por cierto, ¿podrías explicarme con detalle el canón 1 y el canón 2? Porque así a bote pronto igual he sido declarado anatema, o igual tienen una redacción decimononica que no podría ser expresado en un estado del facebook

  10. 11 FirstReply 19 enero 2011 en 12:27 pm

    Adoradoras ¿perpetuas? las vigilias era de la Adoración “Nocturna”
    y la verdad era bastante soporifero, aunque he de reconocer que intentando llevaros la contraria me doy cuenta que sé cosas que no sabía que sabía.¿??

  11. 12 Donan 19 enero 2011 en 4:11 pm

    “La realidad no es la verdad. La realidad son sólo detalles” (Sandor Marai)

  12. 13 Julián 19 enero 2011 en 4:34 pm

    Esta discusión es bastante elevada para mí y además poco igualitaria.
    ¿Por qué no sacas un “post” o como se llame eso sobre la mujer y la búsqueda de la verdad?
    Por mi parte deciros que amenudo encuentro a gente que dice que cada uno tiene su propia verdad cuando deberían decir: Cada uno tiene su propia mentira”

  13. 14 JosePe Garcia 19 enero 2011 en 10:57 pm

    Julián y Donan gracias por volver por aquí… Os echaba de menos. Donan, no se quien es Sando Marai (la wikipedia está empezando a ilustrarme) pero resume los dos posts en una frase. Estoy por borrarlos.
    Julián, ¿esto es elevado para tí, o no quieres responder porque crees que quiero ir a algún lado y te limitas a esperar y ver, en lugar de ayudarme a avanzar?
    First, ¿Adoración nocturna? eso es sólo unas horitas los primeros jueves de mes… Yo hablo de las profesionales: las perpetuas se lo curran un poco más.
    MJosé, sigo sin entender el canon 1 y el canon 2. O más bien creo que se ajusta a lo que estamos intentando decir pero en un lenguaje de twitter.

  14. 15 MariaJose 20 enero 2011 en 11:49 am

    JosePe, unas cuantas respuestas a tu(s) pregunta(s), que no sé como puedes poner tantas en un párrafo, yo soy incapaz:
    1.- Lo evidente es evidente para todo el mundo, aunque la evidencia admite distintos grados.
    2.- A Dios se le encuentra sobre todo rezando, como muy bien ha percibido y contado FirstReply: “pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá”, sin perjuicio ni contradicción con todo lo dicho anteriormente sobre el camino racional.
    3.- Argumentos para discusiones (que pretenden ser) tan enjundiosas como ésta no caben en un tuiter. Sin embargo, sí caben en un feisbuc, que la Iglesia inventó antes de que inventaran los ordenadores, para que luego digan que siempre va retrasada 🙂 : son los cánones.
    4.- El canon 1 y el canon 2 no son el canon 1 y el canon 2. Los números los he puesto yo porque he extraído los cánones que, en mi opinión, encajaban mejor en el tema que estábamos discutiendo.
    5.- Los cánones son los ‘resúmenes’ en una frase de los meollos de las constituciones dogmáticas que es donde el Concilio se explaya. O sea, que la explicación de lo que significan está en la constitución dogmática de la que proceden, en este caso, la Dei Filius que también está en el enlace. Además de explicarlo ponen notitas y referencias como nos gusta a los universitarios. Anda, leela y cúrratelo un poquito, ¿no dices que no tienes tiempo para contemplar porque estás leyendo? Pues que se note. Ah, y el lenguaje decimonónico se entiende perfectamente, es mucho más claro de lo que les gustaría a algunos. Lo que ocurre con el lenguaje claro y diáfano no es que no se entienda sino que a lo mejor no gusta lo que se entiende.
    6.- Las respuestas anteriores dan por supuesto que eres un católico adulto. A los niños (lo digo por la referencia que haces a tus hijos) hay que explicárselo de otro modo adaptándolo a su edad y sus conocimientos. Yo lo hago en el catecismo de Confirmación (9-13 años) y, por supuesto, no hablo de concilios, ni de constituciones ni de anatemas. Con los adultos no católicos de buena voluntad también hay que adaptar la argumentación porque, como es lógico, no aceptan la autoridad de la Iglesia, así que hablar de constituciones dogmáticas y cánones no es un argumento, hay que extraer los argumentos y razonarlos.
    7.- Sobre “lanzar anatemas” y “el hombre(y la mujer)” ya hablaremos, ya. Aunque sospecho que alguna mujer te contestará antes. ¡Manda webs!, que dirían algunos.

    P.S. Hola, Donan.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Para recibir las actualizaciones por correo

los blogs que leo

los blogs que leo
enero 2011
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Blog Stats

  • 148,487 hits

El número de suscriptores ya ha llegado a….


A %d blogueros les gusta esto: