Relajando el ambiente.


La gente que todavía trabaja me pregunta a menudo qué hago cada día, ahora que soy catedrático.
Un ejemplo lo clarificará.

El otro día fui al centro y entré en una tienda a recoger una cosa. No tardé ni cinco minutos.

Cuando salí, un policía municipal estaba rellenando una denuncia por estacionamiento prohibido.
Rápidamente me acerqué a él y le dije:
-“¡Por favor! que no he tardado ni cinco minutos…!” Y le comenté mi nuevo estatus.

Me ignoró olímpicamente y continuó cumplimentando la denuncia.

La verdad es que me pasé un poco y le dije que no tenía vergüenza.

Me miró fríamente y empezó a rellenar otra denuncia, alegando que, además, el coche llevaba los neumáticos en mal estado.

Entonces levanté la voz para decirle que me había percatado de que estaba tratando con el rey de los tontos del culo, que cómo le habían dejado entrar en la Academia de Policía….

Él acabó con la segunda denuncia, la colocó debajo del limpiaparabrisas, y empezó con una tercera.

No me arredré y estuve durante más de 20 minutos llamándole de todo. Él, a cada insulto respondía con una nueva denuncia.

Luego ya me largué, cogí la valenbisi y me volví a mi despacho.

Desde que ya no tengo nada que hacer, ensayo cada día cómo divertirme un poco.

Reirse y quedarse a gusto, es importante para la salud.

Anuncios

5 Responses to “Relajando el ambiente.”


  1. 1 FirstReply 22 enero 2011 en 7:16 pm

    te conozco mas en la vida real que en la virtual, por lo que suponia que no tenias co…es para hacer eso. De hecho en la vida virtual tienes los justos para bromear con ese tema.

    pd: es una respuesta ligada a pasarme la tarde solo haciendo como si trabajara.

    • 2 Lourdes 26 enero 2011 en 8:07 pm

      A mi esta anécdota me recuerda a la de doña Letizia, que en un acto deportivo en no-se-que-pais se acercó a una periodista y le dijo: “yo también era periodista”. Y la chica, que era extranjera, le pregunto que a qué se dedicaba en la actualidad. Y ella respondió: “Ahora soy princesa”. Recordad que la humildad es una virtud… y la caridad, otra muy importante… 🙂

  2. 3 MariaJose 24 enero 2011 en 12:54 pm

    ¡Jaja, muy bueno! 🙂

    ¿Sabes qué? ¡¡¡¡¡AnaaAAAAaaateeeeEEEEeeema!!!!!! (Póngase voz cavernosa de condena y obsérvese el trémolo convenientemente indicado de la a y la e). Si es mentira la historieta: anatema por mentir y, si es verdad: anatema por faltar a la caridad. Así que, en cualquier caso, aquí tienes confirmada tu teoría de que tus comentaristas lanzan antemas a tutiplén. ¡Hala, venga el anatema!

    ¿Ya sabéis las tres condiciones necesarias y suficientes para ser catedrático?

    • 4 JosePe Garcia 24 enero 2011 en 1:43 pm

      Sé las tres uves para ser obispo (varon, virtuoso y valenciano) aunque las dos primeras no son necesarias si se da la tercera.

  3. 5 MariaJose 24 enero 2011 en 6:21 pm

    Sí, las tres uves también me las sabía :-). Las de catedrático son:
    Una, pertenecer a una especie bípeda.
    Dos, dominar algún lenguaje articulado.
    Tres, estar en el momento adecuado en el lugar adecuado.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Para recibir las actualizaciones por correo

los blogs que leo

los blogs que leo
enero 2011
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Blog Stats

  • 159,439 hits

El número de suscriptores ya ha llegado a….


A %d blogueros les gusta esto: