Tomates y Paracaidas.


El otro día coseché una buena cantidad de tomates.

Los hechos son los siguientes:

1. Mi tío, y creo que mi hermano y su suegro plantaron hace tiempo un “tomacar” en el huerto de mi padre.

2. El tomacar creció por su cuenta y riesgo. Aunque no creció mucho.

3. Hace tres semanas me sentí Don Vito Corleone, y decidí dedicarle un tiempo al tomacar.

4. El primer día (primer sábado), el tomacar se encontraba en un estado deplorable. Uno o dos tomates correctos, la mayoría podridos o comidos por los pájaros. Y además toda la planta estaba por el suelo. Le dedique un tiempo (una o dos horas) a limpiar y a “nosenicomosellamalatecnicaporlaquelaplantapasaatreparlascañas”.

5. El segundo día (segundo sábado) había unos cuantos tomates más (como uno o dos kilos) pero no demasiado buenos. Pero la planta estaba muy seca. Seguí con el mismo trabajo de la semana anterior (una o dos horas) Pedí a mi padre que abriera el riego por goteo.

6. El tercer día (el tercer sábado), tras el riego y tras una hora más de  trabajo, había recogido muchos kilos de tomates. Acompaño prueba fotográfica.

Como buen agricultor aficionado me dediqué a ir regalando tomates a diestro y siniestro (yo no me los podía comer). Y al que me preguntaba le decía, que sí que los había cultivado yo, durante tres semanas.

Alguien que me quiere mucho, ha ido recorriendo los mercados en los que yo distribuí mi preciada fruta, al grito de: “¿te ha dicho que los ha cultivado él? Pero si sólo ha ido tres veces!!!

Ciertamente yo no planté, y ni siquiera regué (eso lo hizo el riego por goteo). Me limité a pasar al sol del mediodía (los agricultores aficionados somos así) tres horitas. Y conseguí unos tomates.

Es cierto que yo sólo he ido tres veces, pero es cierto también que cuando yo fui por primera vez no había nada que recoger y ahora sí.

¿Realmente cultivé yo los tomates o no?

Para mí es importante saberlo porque puede cambiar radicalmente lo que hice o no hice al día siguiente.

¿qué hice?

Creo que me tiré en paracaidas.

Estoy empezando a pensar que no me tiré. En realidad no me puse el paracaidas, ni siquiera me puse los arneses (porque me los pusieron). Arriba a 4000 metros me empujaron a saltar. (probablemente yo sólo me hubiera acojonado en el último momento) Me empujó un paracaidista profesional que era el que se había encargado de fijarse el paracaidas y de que estuviera listo.Él dejó que durante un minuto cayeramos en caída libre, y luego tiró de la anilla. Y luego aterrizó. Esta es la prueba.

En realidad, técnicamente, yo sólo pagué con el dinero que había sacado del cajero.

¿Me tiré o no me tiré en paracaidas?

¿Cultivé o no cultivé los tomates?

¿Escribo yo este blog o en realidad sólo pierdo 10 minutos cada cierto tiempo?

 

Anuncios

3 Responses to “Tomates y Paracaidas.”


  1. 1 Campanilla 28 julio 2011 en 10:27 pm

    Para mi ya eres “un agricultor” (aficionado, pero cada cosa por su nombre) y te has tirado en paracaidas, sin duda alguna.
    En cuanto a perder 10 minutos, no estoy de acuerdo, el tiempo siempre “se invierte”, mejor o peor, pero ahí queda, a dar fruto (como tus tomates), bueno o malo eso depende del atino, la pericia, el coco y un montón de variables más.
    Porque ¿qué habría sido del “tomacar” si no lo hubieras cultivado…?
    ¿Quién se ha tirado desde una altura nada desdeñable al vacío y ha caido con mayor o menor gracia colgando de un trocito de tela???
    Las cosas son como son, los matices los damos nosotros que somos muy “pesados”, nos creemos superlistillos, como el supercientífico que ha invertido tanto tiempo en negar la existencia de Dios (ejemplo de tiempo mal invertido, por cierto), espero que no tarde demasiado en darse cuenta de que la Verdad no puede ocultarse, ni taparse ni negarse…
    Espero poder probar alguno de tus tomates algún día, tienen muy buena pinta ¡enhorabuena!

  2. 2 FirstReply 2 agosto 2011 en 10:44 am

    Según me comenta un pajarito, el otro día alguien que formó parte de toda “la trama del tomacar”, decidió hacer una colecta como la tuya y se llevó todos los tomates, dejándote sólo unos despojos.

    Mi duda es si sois agricultores o simplemente recolectores.

    Yo no hago nada y la hierba crece, dicen unos y yo digo más, yo no hago nada y los tomates llegan a mi casa, ¿soy por eso un agricultor aficcionado?.

    Por cierto, al que madruga dios le ayuda.
    Uno que madrugó un tomacar lleno se encontró.
    Y no madrugó más el que lo “emparró”.

    • 3 FirstReply 4 agosto 2011 en 9:19 am

      Por cierto, ¿cuando regalas tomates les das la factura correspondiente, por si alguien les pregunta si tienen la factura de esos tomates regalados?


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Para recibir las actualizaciones por correo

los blogs que leo

los blogs que leo
julio 2011
L M X J V S D
« Jun   Ago »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Blog Stats

  • 159,112 hits

El número de suscriptores ya ha llegado a….


A %d blogueros les gusta esto: