Sobre hechos y percepciones; intenciones y efectos.


Uno de los posts más leídos de este mi blog es el de “Más sobre la dificultad de expresar ideas“.

En realidad todos los posts que escribo sobre comunicación tienen muchos visitantes. Quizá porque los problemas de comunicación son (irónicamente en este siglo XXI) los más graves que padece el humano. Ya me decía un amigo que el infierno no es un lugar, sino el hecho de estar sólo e incomunicado.

¿por qué dos personas pueden acabar discutiendo agriamente sobre lo que ocurrió cuando los “hechos son los hechos”?

En realidad cuando discutimos, aparentemente hablamos sobre “hechos” aunque en el fondo son otras cosas las que nos preocupan.

Así ante una realidad, cada observador tiene una percepción (que es -según su punto de vista-) la única real. (De hecho ni siquiera en la recogida de datos somos objetivos: amplificamos los datos que confirman nuestros prejuicios, mientras que anulamos los que los contradicen).

Pero además dicha percepción es susceptible de ser interpretada. En realidad no tomamos datos sino que los interpretamos.

Y de la interpretación de lo que hacemos extraemos conclusiones.

Hoy hacía un determinado nivel de temperatura y humedad en un lugar concreto. Mucho calor. Más calor del que recuerdo para esta época del año. Calentamiento global.

La cadena Realidad-Percepción-Interpretación-Conclusiones es aún más interesante cuando la “Realidad” ha sido provocada (aunque sólo fuera aparentemente) por la acción (o la inacción) de otro.

En ese caso la realidad que ha ocurrido, o más bien la percepción que de ella tenemos, se interpreta a los ojos del efecto que en nosotros ha tenido.

Dicho de otro modo: a la acción de otro, le asignamos una intención. Pero dado que no podemos saber la intención del otro, nos limitamos a “adivinarla” en función del efecto que la acción tiene (o podría haber tenido) en nosotros.

Es por ello que discutir sobre hechos o intenciones es tan poco productivo. Porque lo de menos es si siempre llegas tarde a comer o sólo lo haces el 25% de las veces más de 3 minutos sobre el horario previsto.

Recuerdo  las discusiones que tenía con mi padre sobre la hora a la que había vuelto a casa un sábado por la noche. El hecho era que yo había entrado por la puerta a una determinada hora. Las discusiones sobre ese tema se prolongaban muchas más horas esa misma noche, pues me esperaba despierto. No creo que poner un reloj de fichar en la puerta hubiera resuelto el problema. Porque no creo que el dato objetivo fuera el objeto de la discusión.

Anuncios

0 Responses to “Sobre hechos y percepciones; intenciones y efectos.”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Para recibir las actualizaciones por correo

los blogs que leo

los blogs que leo
septiembre 2011
L M X J V S D
« Ago   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Blog Stats

  • 151,099 hits

El número de suscriptores ya ha llegado a….


A %d blogueros les gusta esto: