Archivo para 30 mayo 2014

Podemos… ¿echarle la culpa a los demás?

A mucha gente le sorprendió el desembarco de Podemos. A mí no. Desde hacía tiempo mi red de contactos se hacía eco de Podemos. Pero ¿qué es Podemos?

Desde mi punto de vista es una estructura (convenientemente desestructurada) de izquierda  creada a través de las redes sociales y que ha venido (como twitter y con twitter) para quedarse.

Mi principal problema con Podemos es que leo sus propuestas y lo único que me queda claro es que  tienen claro quien es el culpable de todos nuestros males.

Y eso no me gusta. Porque los problemas no se resuelven al identificar al culpable.

 

Cuando sabemos quien es culpable sólo hay una cosa cierta: el  culpable siempre es otro.

Y tengo la sensación de que aquí hay identificados ya unos cuantos.

Por ejemplo la educación española tiene un problema.

El culpable: “la enseñanza privada – lo privado no es educación es enseñanza- que se lleva nuestra pasta”

La propuesta obvia, si conoces al culpable, es hacerla desaparecer. 

  • Eliminación de cualquier subvención y ayuda a la enseñanza privada, incluida la modalidad de concertada, destinando el ahorro a la financiación y mejora de los centros públicos.

Teniendo en cuenta que la educación concertada es más barata que la pública para las arcas del estado (porque los padres pagamos dos veces) no existe tal ahorro. Es más lo que existirá será gente puteada y un sobrecoste para todos. 

Es lo que tiene encontrar culpables y no soluciones.

La lista de las 5 cosas del día.

Siguiendo con las ideas que planteé en el post anterior sobre la procrastinación voy a ir desgranando (por si le sirve a alguien) los trucos que utilizo o he utilizado para tener la sensación de que realmente sí estoy haciendo algo.

Una muy sencilla es la lista de las 5 cosas a hacer.

Es una técnica que he utilizado en varias etapas a lo largo de mi vida, y que es muy potente.

Consiste en escribir en un papel en blanco cinco cosas a hacer durante el día.

Lo mejor es hacerlo por la noche antes de irte a dormir, pero se puede hacer por la mañana.

Y cada vez que acabas esa “cosa”: la tachas y lo celebras.

Si cada día hicieras 5 cosas que planificas, serían más de 1500 a lo largo del año. Sería un año productivo.

La quinta de las 5 cosas de hoy era escribir este post.

Cuando está hecha la quinta tiro el papel a la basura.

Soy procrastinador.

Tengo tendencia a reflexionar en qué pierdo el tiempo.

Es una obsesión. Es cómo si lo único que tuviera fuera el tiempo, y que éste a medida que fuera transcurriendo ya no volviera atrás. Y por tanto fuera un recurso que no se pudiera recuperar. Y no estamos para derrochar recursos.

Cuando piensas así viene una y otra vez la cuestión de cómo utilizarlo mejor. De cómo ser más productivo.

Lo curioso es que cuando eres así, los demás tienden a preguntarte que ¿cómo haces para tener tiempo para todo? al mismo tiempo que tú te preguntas ¿cómo es posible que haya perdido el tiempo tan soberanamente?

Supongo que con un poco de práctica se convertirá en una enfermedad mental.

Perdemos nuestro tiempo buscando por internet a gente que hace lo mismo que nosotros: perder el tiempo pensando en como ganarlo. Pero este trastorno es reconocido por nuestro mundo occidental como una extraña virtud.

Entre este tipo de desequilibrios los hay de varios tipos. En mi caso he de admitir que soy  procrastinador.

Ale ya lo he dicho. Otro día, si encuentro el tiempo, contaré como le hago frente.

 

La música me muestra que me voy haciendo mayor. ¿Debo hacer todo lo que puedo hacer?

Recientemente unos conocidos celebraban una fiesta. Habían alquilado un aparato de música con nmillones de watios. Y dado que podían poner la música muy alta con una calidad de sonido muy buena, disfrutaban con los decibelios.

Yo me estoy haciendo mayor, y el ruido me molesta. Ciertamente una definición de ruido es “la música que pone el otro y yo no quiero escuchar”, pero ciertamente mi incipiente presbiacusia me genera “malestar”.

Además, ahora con mi edad, tiendo a pensar en todos los que no disfrutan de la fiesta pero no viven en ella.

Así que fuí a pedir que bajaran el volumen un poco.

Además de mirarme como supongo que yo miraba los que me pedían que hiciera lo mismo, lo que aún me hizo sentirme más mayor, uno me dijo:

Si bajamos el volumen, ¿para qué sirve haber alquilado un aparato tan potente?


Para recibir las actualizaciones por correo

los blogs que leo

los blogs que leo
mayo 2014
L M X J V S D
« Abr   Oct »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Blog Stats

  • 152,152 hits

El número de suscriptores ya ha llegado a….


A %d blogueros les gusta esto: