Search Results for 'belleza'

La Belleza y los Hombres Buenos: El camino a la verdad pasa por las fallas.

Estos días de fallas he tenido la oportunidad de desayunar, almorzar, comer y cenar con gente diversa (y en algún caso divertida).

Dado que estábamos en fallas se hablaba de arte: de libros, de fotos, de escultura de pintura (y también de cohetes de chuletas y de alcohol). Por que las fallas son todo eso.

Pero las fallas son sobre todo personas.  Y por tanto también hablábamos (y mucho) de personas. Personas que crean, recrean y procrean. De los nuevos y de los viejos. De los que ya no estaban y de los que estaban a punto de no estar. De los míos y de los tuyos. De los habituales y de los esporádicos.

Desde un punto de vista externo, las fallas son turismo y bares llenos. Desde un punto de vista interno las fallas armonizan y vertebran una estructura de personas, artes y creación a través de extrañas liturgias como la plantà, la despertà, l’ofrena, el bateig, la mascletà…

En alguna de esas conversaciones alrededor de una mesa de “esmorzar” salió San Pablo y hasta BXVI (probablemente los efectos del vino joven que bebíamos para acompañar las chuletas). Así que ha sido curioso (la armonía universal tiene su aquel) que me hayan enviado casi al mismo tiempo por correo electrónico una cita del Cardenal Ratzinger (actual  Papa Benedicto XVI)   “Informe sobre la fe”, Madrid 1985, pp 142-143

“La única apología verdadera del cristianismo puede reducirse a dos argumentos: los santos que la Iglesia ha elevado a los altares y el arte que ha surgido en su seno. El Señor se hace creíble por la grandeza sublime de la santidad y por la magnificencia del arte desplegadas en el interior de la comunidad creyente, más que por los astutos subterfugios que la apologética ha elaborado para justificar las numerosas sombras que oscurecen la trayectoria humana de la Iglesia”

Y sigue la cita: “.Si la Iglesia debe seguir convirtiendo, y, por lo tanto, humanizando el mundo,  ¿cómo puede renunciar en su liturgia a la belleza que se encuentra íntimamente unida al amor y al esplendor de la Resurrección? No, los cristianos no deben contentarse fácilmente; deben hacer de su Iglesia el hogar de la belleza –y, por lo tanto, de la verdad-, sin la cual el mundo no sería otra cosa que la antesala del infierno”.

Anuncios

La Belleza de la Virtud.

Esto del nominalismo que surgió casi por azar en la contestación a una contestación de FirstReply va dando mucho de sí. Ayer me llevó a hablar de Hipatia. Y la verdad es que es un tema importante en sí mismo pues el nominalismo es básicamente el origen del relativismo, y con él la muerte de nuestra civilización. Pues una civilización que no cree en sus valores está muerta.

Recibí también ayer este discurso del teólogo Ratzinger (conocido como BXVI) sobre la Belleza.

De ese documento extraigo la frase: “El verdadero conocimiento se produce al ser alcanzados por el dardo de la Belleza que hiere al hombre

O esta otra: “… la verdadera apología de la fe cristiana, la demostración más convincente de su verdad contra cualquier negación, se encuentra, por un lado, en sus santos y, por otro, en la belleza que la fe genera.

Seguir leyendo ‘La Belleza de la Virtud.’

Peter Higgs, Boadella, BXVI y algún fundamentalista.

Leí en el periódico El Mundo el otro día esta entrevista a Peter Higgs (el del bosón). Habla sobre muchas cosas y el periodista elige un titular curioso: “No soy creyente, pero la ciencia y la religión pueden ser compatibles‘”. A lo mejor es porque es Navidad, a lo peor es porque al periodista que hace la entrevista le parece sorprendente lo que afirma.

Más interesante para mí es que llama Dawkins fundamentalista. Como hace tiempo que tengo escrito eso (o aquí) me hace ilusión que lo diga el del bosón.

En realidad no hay posibilidad de que la Ciencia y la Fe se contradigan porque ambas son caminos paralelos de conocimiento con objetos y métodos de estudio diferentes.

Según Ratzinger (el Papa BXVI) el camino hacia la Fe se puede transitar desde la Belleza: “Si la Iglesia debe seguir convirtiendo, y, por lo tanto, humanizando el mundo,  ¿cómo puede renunciar en su liturgia a la belleza que se encuentra íntimamente unida al amor y al esplendor de la Resurrección?” .

Llegado a este punto recomiendo ver la siguiente entrevista con Albert Boadella

Se puede leer aquí pero es mejor verla.

La religión atea ya tiene hasta sectas.

El otro día invertí una parte de mi tiempo en ver este vídeo.
La verdad es que me resulto interesante, pero no sabía cómo referenciarlo en el blog, sobre todo para no perderlo.

El tal Alain de Botton, que dice respetar las religiones, pero que se descojona afirmando que desde luego no existe nada trascendente, hace por otro lado un resumen interesante sobre las ventajas materiales de las religiones. Se inventa dos o tres cosas (como por ejemplo que las escuelas católicas existen porque fue una reacción de la Iglesia en el siglo XIX porque se les iba la gente, olvidando por ejemplo a San José de Calasanz que fundó los escolapios por allá el 1600) y para otras carece de formación suficiente incluso para opinar (él opina de sí mismo lo contrario, pues la trascendencia no le merece tiempo de reflexión a él tampoco)

En cualquier caso siendo positivos, el hombre que se declara ateo, y al final renuncia a ser el papa Ateo (propuesta que ha debido ofender a Richard Dawkins) destaca algunas cosas de sentido común, como que la religión cristiana ha creado bellezas sin igual -las catedrales- …

Lo interesante viene cuando el hombre para “vender su libro” propone la construcción en Londres de una catedral atea.
Su argumento es elemental: si la belleza es importante para el hombre no podemos dejar que los artistas modernos, con su “el arte por el arte” dejen todo el espacio libre a los cristianos.

Parece que al verdadero Papa Ateo, Richard Dawkins, esto le ha parecido fatal. Joer que tropa… todavía no tienen iglesias y ya tienen sectas…

Nadar a contracoriente o estar dejando atrás al pelotón.

El otro día hablábamos mi mujer y yo sobre lo único que nos importa en esta vida: la educación de nuestros hijos (bueno nos importan más cosas, sobre todo a mí, pero esto es un blog serio).
Comentaba ella sobre la cantidad de gente que conocíamos que vivía felizmente “arrejuntada”, y sobre las dificultades de explicar eso desde nuestro punto de vista, a nuestros cada vez más mayores hijos.
La expresión de ella era: “es muy difícil ir contra corriente”, “contra tanta corriente”.
Como me gusta llevar la contraria, y ella lo veía todo negativo, yo planteé la cuestión en positivo, y casi, casi llegué a convencerme a mí mismo.
Mi visión es la siguiente: Yo no voy a contracorriente, voy por delante, y cada vez más por delante.
Me explico (o lo intento).

En breve: a la gran mayoría de gente (viva como viva) le encantaría encontrar al amor de su vida, que el amor le durara para siempre, y que los hijos que tuvieren les quisieran para siempre, antes de encontrar una buena pareja con la que repetir el ciclo.

Así que el objetivo es uno y común para casi todos. Yo lo que defiendo es que mi modo de alcanzar ese objetivo es más eficaz… así que no voy contracorriente, simplemente el pelotón ha dejado de circular a mi velocidad.

Seguir leyendo ‘Nadar a contracoriente o estar dejando atrás al pelotón.’

El origen de la ciencia.

Me preguntan por la otra línea (la hablada) que porqué estoy tan callado… Supongo que un poco de jet-lag, otro poco de ver a mis hijos, y un mucho de bloqueo, pues hay tres o cuatro temas de los que quiero hablar.

Voy a retomar uno de los posts que tuvo éxito. El del “origen cristiano de la ciencia” (rectifico por ahora lo de católico).

Decía María-José en una de sus brillantes aportaciones: “decir que los frutos de la ciencia existían antes[…de la revolución francesa…] no demuestra la tesis del título; yo creo que la pregunta sería ¿podría haber surgido la ciencia, tal y como la entendemos hoy en día, en una cultura no cristiana?”

Comparto con ella la respuesta genérica a esa pregunta pero, para incordiarle un poco, con matices.

No puedo afirmar que sólo pueda nacer en una matriz cristiana.

Pero sí puedo afirmar que en este gran experimento que es la vida, pudo nacer en varios momentos pero sólo nació en uno. Y ese momento fue cuando el Cristianismo se había definido a sí mismo, como un buscador de Verdad y Belleza.

Pudo haber nacido con los sumerios, con los egipciós, con los griegos o con los chinos (5000 años de civilización y mucha tecnología, pero nada de ciencia).

E incluso podría aceptar, con otros autores, que el Cristianismo, al dar lugar a la Ciencia ha alimentado su propio Perseo.

Un Perseo cabrón, como todos los Perseos, dedicados a tratar de matar al padre (al abuelo en el caso de Perseo).

La pregunta es: “¿era inevitable alimentar a este monstruo?”.

Y mi respuesta es sí.

Lo que diferencia a los Hombres Buenos

FirstReply plantea una interesantísima conversación desde hace varios posts (este el último y este es el primero).

Para aquellos que les gustan los resúmenes: la pregunta es la siguiente ¿cuál debiera ser la diferencia de actitud entre un hombre bueno cristiano y un hombre bueno no-cristiano?.

Mi respuesta es muy sencilla y por eso llevo dos días sin escribir en el blog. Porque intento complicar la respuesta para poder escribir un post largo, pero no se me ocurre nada.

Mi respuesta a su pregunta es esta: un hombre bueno cristiano se debe diferenciar de un hombre bueno no-cristiano en una sola cosa: la Alegría que es fruto de la Esperanza cierta. Y nada más. Las acciones buenas serán las mismas y las aspiraciones respecto a las acciones también. Sólo la Alegría. Asociada a saber que este mundo no se acaba en sí mismo, y que Dios es personal y se ocupa de cada uno de nosotros.

Seguir leyendo ‘Lo que diferencia a los Hombres Buenos’

Hipatia: Virgen y Neoplatónica, pero no Bibliotecaria.

Hipatia era neoplatónica (y por tanto más similar a los cristianos que cualquier Amenábar de turno) pero además Hipatia se mantuvo virgen por un ideal, y nunca vió la biblioteca de Alejandría.

Vamos que el “ideal” del “relativista” Amenabar no coincide en nada con la “realidad” de la “neoplatónica” Hipatia.

Seguir leyendo ‘Hipatia: Virgen y Neoplatónica, pero no Bibliotecaria.’

Sobre la dificultad de expresar las propias ideas

Resumen

Javier, en una respuesta a un post anterior, plantea un tema bastante interesante: “la dificultad de expresar las propias ideas”. No es la primera vez que oigo o leo ese comentario.

Para el que no tenga tiempo de leer el resto: me limito a reflexionar porqué creemos que las ideas que creemos “coherentes” no son fácilmente trasmitibles, y por tanto tendemos a no expresarlas. En este post trato sobre algunas ideas genéricas que facilitan que podamos transmitir ideas que van en contra de los perjuicios comunes.

(En un post posterior hablo de una manera más organizada sobre como abordar la comunicación para convencer)

Desarrollo

Para mí hay cinco cosas que podemos hacer:

a) La primera es ser feliz. La mayor parte de la gente no va a querer comprar tu mensaje si no te ve feliz

b) Generar motivos de encuentro. Un punto de apoyo sobre el que construir la conversación.

c) Tener claro qué pretendes trasmitiendo tu mensaje. Es importante no mezclar ideas de ámbitos diferentes. El mensaje se confunde y no puedes avanzar.

d) Trabajar para que los principios básicos, que hay que compartir para poder trasmitir, estén tan extendidos como sea posible.

e) “Poetizar” el mensaje. Reducir el tamaño del mensaje a la mínima expresión posible. Convirtiendo el silencio en el modo de expresarlo. Fragmentarlo y esparcir las fragmentos. Hay que aprender mucho de los artistas (aunque sean de la ceja) .

Desarrollo más largo

En la trasmisión de ideas intervienen muchos factores.

Que el emisor tenga una mínima autoridad sobre el receptor.

Que haya ideas que trasmitir y el emisor las conozca.A veces sólo tenemos la intuición de lo que queremos decir.

Que el receptor quiera recibir la idea que se le va a trasmitir. No significa que quiera aceptarlo simplemente que quiera escuchar. A veces basta simplemente con preguntar: ¿Pero tú quieres entender lo que digo o sólo quieres poder insultarme?

Que el emisor sepa codificar adecuadamente la idea. Que las expresemos de modo que el receptor pueda decodificarlas

Que haya un código compartido en el que representar las ideas. El código exige una cierta cantidad de información que previamente ha sido compartida.

Desarrollo aún más desarrollado

En qué baso lo que he dicho antes.

La comunicación exije mensaje, código, canal, emisor y receptor.

  • Que haya ideas que trasmitir y el emisor las conozca.A veces sólo tenemos la intuición de lo que queremos decir. Muchas veces vivimos sin pararnos a pensar exactamente porqué creemos lo que creemos. En algunos casos ni siquiera sabemos lo que creemos. Lo que por otro lado no es estrictamente malo. La mayor parte de la gente ignora la mayor parte de la fundamentación de las actividades que realiza cada día. Por ejemplo casi nadie sabe cómo funciona un móvil o qué es  la Ley D’Hont. ¿qué significa y qué implica que el PIB hay bajado un2% en el último trimestre?
  • Que el receptor quiera recibir la idea que se le va a trasmitir. Porque quiere hablar con nosotros. No significa que quiera cambiar por ella. A veces sólo le pedimos que nos deje expresar nuestra idea. Si no nos deja es mejor abandonar, aunque yo propongo antes empezar con un  ¿Pero tú quieres entender lo que digo o sólo quieres poder insultarme? El mejor modo es que comparta algo con nosotros. Haciendo algo invitando a que el otro venga a colaborar es el único modo de poder trasmitir algo, pues tienes un punto de apoyo.
  • Que haya un código compartido en el que representar las ideas. El código exige una cierta cantidad de información que previamente ha sido compartida. Actualmente es díficil codificar la más mínima cantidad de información en muchos temas. En los últimos doscientes años el conocimiento humano no tiende hacia el centro, sino hacia la periferia, y la mayor parte de la gente no comparte prácticamente nada. Y si las hipótesis básicas no son comunes es imposible hablar. Por eso es básico que compartamos con nuestros interlocutores de la bondad de cosas básicas como la importancia de la familia como estructura que permite educar a nuestros hijos, la relevancia del esfuerzo individual, la belleza intrínseca de la creación natural, o la bondad (dentro de sus errores) de nuestra sociedad occidental… para poder empezara hablar.
  • Que el emisor sepa codificar las ideas adecuadamente. Que las expresemos de modo que el receptor pueda decodificarlas. No sé si en siglos precedentes la gente leía la summa teológica para informarse de algo (lo dudo) pero la fragmentación del conocimiento y la desvinculación del mismo ha alcanzado niveles dificilmente superables. Sin embargo actualmente leemos (si leemos) muy poco. Estudiamos menos aún. La información la recibimos en formato “titulares de periódicos”, declaraciones en la radio, blogs en internet… Por eso creo que es básico que cambiemos los modos de expresarnos. Poetizando el mensaje.

Bueno este post es lo típico que NO hay que hacer para trasmitir un mensaje. Gracias por haber llegado hasta aquí. Te invito a una cerveza si me envías un correo o pones un comentario.


Para recibir las actualizaciones por correo

los blogs que leo

los blogs que leo
agosto 2018
L M X J V S D
« Ene    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Blog Stats

  • 171.314 hits

El número de suscriptores ya ha llegado a….

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: