Archive for the 'lecturas' Category



La lotería de babilonia.

Releía anoche las “Ficciones” de Borges (Imprescindible el “Pierre Menard, autor del Quijote”).

Una de ellas es “La lotería de Babilonia”. Trata de un pueblo donde se inicia una lotería en la que se participa porque compras boletos.

Luego empezaron a regalar los boletos. Y finalmente fue obligatorio jugar.

Sólo podías ganar. Pero alguien decidió que eso no era bueno pues “sólo alimenta la virtud de la esperanza”.

Así que hubo que cambiarlo: la esperanza, para algunos, no es una virtud suficiente.

Poco a poco, como ocurren las cosas, la lotería de Babilonia se estructuró de otra manera: había premios (en dinero) y castigos (la cárcel o castigos físicos).

En la Lotería de Babilonia estás obligado a jugar.  No compras los boletos, te los asignan.

Eso es la vida. Una lotería en la que juegas sin haberlo pedido. Si te toca el boleto azul: ganas.

Y así había sido siempre. Si te toca nacer, naces.

Pero ahora existe un boleto rojo: Y si sale tu número en el bombo, te matan.

Así, sin más.

Bueno con un poco más: si eres de clase social baja, si eres de una raza no pura o si tu madre es inmigrante, o si hay algo en tí que no me gusta, las probabilidades de que te toque el boleto rojo son mayores.

El 17 de Octubre espero verte en Madrid protestando contra esta lotería inhumana.

Y espero verte a tí para que  me demuestres con tus hechos que el “meninfotisme valencià” no se ha extendido a TODO.

Porque entonces habría muerto la esperanza.

lecturas de verano

Acabo de leerme un libro. Típico libro que encuentras suelto por ahí y que te lees sin pararte a pensar.

Era un libro ligero escrito por un veterinario mayor que cuenta anécdotas sueltas. Algo así como si yo encuadernara el blog (pero con cosas más interesantes).

Escribo sobre él por un motivo muy particular. Es un libro escrito por un valenciano, con cosas que le ocurren en la Safor pero convenientemente corregido al catalán con formas francesas (que algunos tristes creen que son catalanas) para que le paguen los 300 euros que vale publicar el libro.

Típico libro en que “les menudes” se convierten en “les petites” o “obtindre” en “obtenir” que son evidentemente galicismos. Junto con algún “prou” que se convierte en el castellanismo “bastant”,

Evidentemente el libro lo había traducido un “corrector”  al modo de los franquistas “censores” que en lugar de modificar el contenido modifica la forma. Generando personajes como “Tio Antoni” o “En Pep” estructuras evidentemente absurdas por inexistentes, y más cuando hablas de vaqueros y cabreros.

No lo entiendo ni lo entenderé nunca. No entiendo como alguien que dice querer al valenciano se esfuerce en convertirlo en una variante cutre del francés. Aunque piense que es una variante del valenciano.

No entiendo que alguien, con cultura suficiente, que sabe hablar el valenciano porque lo ha mamado, acepte que le corrijan palabras cuando además está contando cosas que vivió hace 30 o 40 años, que evidentemente ocurrieron con otras palabras.

Evidentemente no creo que el valenciano sea un dialecto del catalán. Pero aunque estuviera equivocado y lo creyera: me parece absurdo.

No creo que un inglés británico modifique sus textos para que sean leídos en inglés americano porque ahora los americanos son más ricos que los británicos.

No creo que un español aceptara nunca que modificaran sus textos para que fueran expresados en argentino pero publicados en Salamanca. Ni aunque le paguen por ello.

Porque el escritor lo que quiere es que le lean. Y eso no ocurre. Porque el texto final es ilegible.

Me gustaría saber cuantos lectores tienen esos libros que pagamos entre todos (porque en castellano se lo tendría que pagar él pero si lo escribe en “ese” catalán se lo pago yo).  Aunque obliguen a que el libro lo lean todos los alumnos de la ESO de la Comunidad Valenciana, Cataluña y hasta en Cerdeña.

Pedazo de Libro: Requiem por Nagasaki

Este fin de semana pasado he leído “Requiem por Nagasaki“, traducción del libro “A song for Nagasaki”.

Una biografía del Doctor Takashi Nagai. Que murió de leucemia provocada por su investigación sobre Rayos X, y no por la radiación de la bomba atómica de Nagasaki, pues le pilló trabajando en el sotano del hospital.

Un viaje por el Japón de principios de siglo XX que vivió ese gran fracaso de la humanidad y la ciencia en la forma de una bomba atómica. Espectacular.

Pero también el viaje espiritual de un científico que abandonó el sintoísmo de sus padres, para ser ateo y finalmente convertirse “él solito” en católico.  Solito, solito no. Leyó los pensamientos de Pascal.

Y no sólo eso, también tiene una breve aproximación a la vida de los cristianos en Japón desde San Francisco Javier a San Maximiliano Kolbe pasando por San Pablo Miki y compañeros Mártires.

Y eso no es todo, aproximación a la cultura japonesa desde el amor a Japón y los japoneses, y también a sus guerras y sus samurais…

No le sobra una coma… Puro Hayku…

Cada vez tengo más claro que voy a aprender chino.


Para recibir las actualizaciones por correo

los blogs que leo

los blogs que leo
julio 2020
L M X J V S D
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  

Blog Stats

  • 191.914 hits

El número de suscriptores ya ha llegado a….


A %d blogueros les gusta esto: