Archive for the 'partidos políticos' Category

Terapia y diagnóstico: ¿podemos ir al médico equivocado?

El otro día me contaba Batiste que había ido al médico. Por fín! Pensé. Hace tiempo que lo veíamos más gordo, con cara de fatigado, siempre quejándose de que le dolían las rodillas, con dificultad para  subir o bajar las escaleras…

Fue al doctor Templos. Un especialista en todo tipo de males.

Don Pablo, ese es el nombre de pila del médico, identificó el sobrepeso nada más verlo. El sobrepeso era el origen de sus problemas en las rodillas, de su cansancio crónico, de sus niveles de colesterol desequilibrados…

Uno a uno el doctor fue desgranando delante de Batiste todos sus males y sus síntomas. Cuando acabó de relatarlo le dijo que tenía la solución al problema.

Una solución dura pero efectiva. Una solución que iría directamente al origen del problema y que lo resolvería. Una solución por la que al mismo tiempo eliminaría el sobrepeso y  le dejarían de doler las rodillas. Todo en una única votación (digo operación).

“Amputarle ambas piernas”.

Por qué los partidos políticos deben traicionar a sus votantes más fieles (e incluso a sí mismos).

Es habitual que el votante fiel de un partido político se queje de que sus líderes son unos traidores.

En realidad la búsqueda de la mayoría lleva a eso, a traicionar para mantener el poder. Si eres un votante fiel, tú siempre le votarás, así que eres prescindible en la búsqueda de votos.

Así que un partido político hará bien en olvidarse de los que le van a votar sí o sí. Porque esos ya les votan.

Es un colorario natural de la denominada Paradoja Doctrinal. Veámoslo con un ejemplo.

Opiniones de la población.

En el pais de NingunSitio hay  11 habitantes, todos con derecho a voto, 3 ámbitos de opinión posibles y en cada ámbito de opinión sólo 2 opiniones posibles en cada opinión (A) y (B).

La mayoría de la población opina A en el primer ámbito, A en el segundo ámbito y A en el tercer ámbito.

Pero no se votan los ámbitos de opinión sino  los partidos políticos.

En este país sólo hay dos partidos: QQ y ZZ. QQ es originalmente AAA y ZZ es originalmente  BBB.

QQ debiera ganar porque la opinión AAA es mayoritaria. Sin embargo no se vota opiniones se vota partidos.

Si cada elector vota al pártido por el que tiene más afinidad curiosamente las elecciones las gana el partido ZZ. Pese a que ZZ defiende posiciones minoritarias .

6 votantes prefieren votar a ZZ antes que a QQ.

¿Qué ha de hacer QQ para ganar las elecciones? Traicionar a sus electores fieles en al menos una de las opiniones básicas.

Así si QQ defendiera AAB le votarían 6 electores y ganaría las elecciones.

Pero eso ES lo que ha de hacer el partido político.

¿Qué ha de hacer alguien que opine AAA para que sus opiniones (que son mayoritarias) ganen?

Convencer a dos de los que opina A en algún ámbito pero no en los demás de que, en otro ámbito, A es mejor. Así no sólo permitirá a AAA ganar sino que obligará a BBB a tener que alterar su programa electoral aceptando alguna A si es que quiere ganar.

Pero promover las ideas no es función de los partidos sino de las personas. Los partidos están para organizar el modo de llevárselo crudo (o eso parece).

Los borregos de los valencianos votan al PP por no ser catalanes

Como comentario a un post anterior sobre Valencia una visitante del blog se interna en un camino interesante.

Lucy, que no debe ser valenciana porque se refiere a nosotros en segunda persona del plural, tiene una particular opinión de la ciudadanía valenciana: “borreguil” porque “vota en masa al PP”, para protegerse de la “invasión catalana”. Ella no tiene porqué saber , porque no es valenciana, que esa afirmación es típica de gente de izquierdas catalanista (en mayor o menor medida) valenciana.

A partir de ahí voy a hacer comentarios pensando en el perfil de gente que hace esa afirmación en mi entorno (a Lucy no la conozco así que no sé qué le induce a llamar borregos, corruptos y maleducados a los valencianos, pero puede que sea cierto.).

  1. Es interesante fijarse en el hecho de que esa afirmación de ciudadanía borreguil que vota independientemente de la corrupción y de la ruina de nuestras finanzas venga de sectores procatalanistas. Cataluña está igual de arruinada que Valencia, y allí también  la corrupción se entierra en el fango del identitarismo. (con un ejemplo el famoso 3% quedó enterrado a cambio de estatut).  En ese sentido, tan borreguil es Valencia como Cataluña.
  2. Un factor que olvidan los que afirman que los valencianos son borregos al darle la victoria al PP, es que no todos los valencianos votamos al PP. Más aún olvidan que lo que ocurre es que el PSPV  pierde las elecciones. Y hay quien piensa que  las pierde por el PV- País Valencià. Lo piensan implicitamente cuando afirman que el PP las gana porque se defiende del catalanismo. Pero lo piensan también explícitamente. Sin embargo cuando  el PSPV intenta cambiar las siglas, es el partido en pleno no quieren cambiarlas. Es posible que  la ciudadanía valenciana, borreguil, corrupta e inculta no vaya tan desencaminada al pensar que los partidos de izquierdas les quieren catalanizar. Porque si el PSPV sabe que pierde muchos votos por un nombre preconstitucional, y no lo cambia, es porque para ellos la “identitat de país” es incluso más importante que ganar las elecciones al PP.
  3. Más aún, tengo para mí, que la izquierda valenciana, sabe que el catalanismo real (no el de votos pero si el real) crece mejor y más fácil con el PP (y eso ya lo traté aquí). Y por ello, como lo importante es lo identitario (mucho más para la izquierda que para la derecha) es preferible dejar que el PP nos hunda en la miseria antes que ganar unas elecciones “cediendo a la identidad”.

Y ahora sí dos comentarios para Lucy.

1) Supongo que opinarás lo mismo de los ciudadanos andaluces, donde con el mismo paro y la misma corrupción, y la misma mierda de sistema educativo, y la misma ruina económica, siguen votando al PSOE 40 años después.

2) Lo del expolio fiscal es el método que utiliza el nacionalismo catalán para que no se hable de corrupción sistémica, crisis, sistema sanitario arruinado y todo lo demás en Cataluña. En España, excepto en Navarra y el País Vasco, no existe expolio fiscal a las regiones, ni a las ciudades ni a los barrios sino a las clases medias. Cuanta más clase media haya en una finca de vecinos más impuestos de IRPF pagan, y por tanto más “expolio fiscal” puede alegar una determinada comunidad de vecinos para independizarse de la calle a la que pertenece. Si la finca es de pobres o de muy ricos, entonces no hay expolio fiscal, porque no pagan IRPF. Las empresas tributan el impuesto de sociedades todas al mismo tipo, con lo que entre ellas no hay expolio fiscal, independientemente de su código postal. Y el IVA se paga en todos los sitios igual. Cierto es que algunas políticas perjudican más a unas regiones que a otras (por ejemplo los planes de investigación financian más a Cataluña que a la Comunidad Valenciana, pero eso es el chocolate del loro). Aunque yo sea el loro.

Camps, los indignados y el juego de la salamandra.

Hoy había investidura en les Corts Valencianes. Francisco Camps ha copiado a Esperanza Aguirre, pero más. Porque él también quería un titular.

Aguirre planteó modificar la ley electoral permitiendo que tacháramos nombres de las listas de los partidos (listas abiertas les llaman).

Pero las listas abiertas no le parecen bien a Camps. Eso es poco. Él va a ir más lejos. Circunscripciones unipersonales, ahí es nada.

¿Quereis democracia real ya?, pues ahí la teneis.Como la inglesa, que para algo es la democracia más antigua del mundo.

Claro que ahora los partidos que apoyaban la DemocraciaRealYa (EU y Compromís), ya no quieren tanta libertad. Que una cosa es la libertad y otra el libertinaje.

¿Y la salamandra?

Es un tema interesante que supongo que nuestros políticos (con la cultura que tienen) ya habrán pensado.

Pongamos que a la provincia de Valencia le tocan 40 diputados. Y que hay 2 millones de votantes. Eso significa que cada 50.000 personas hay un candidato. Supongamos que en La Safor hay 125.000 votantes. Le faltan 25.000 para los 5 diputados.

¿De donde los saco? De las zonas limítrofes, pero ¿de cuáles?

Si soy un partido con mucho poder en Gandía (gano por mucho), me interesa absorber pequeñas zonas límitrofes con mayoría relativa contraria a mis votos de tal manera que anulo su poder. Simultáneamente si mi partido no tiene mayoría en una zona, me interesa dar por perdida la zona y agrupar en ella la máxima cantidad de votantes del partido contrario. Como gana el que obtiene la mayoría en la circunscripción, cualquier voto por encima de la mayoría es un voto perdido que debiera haber sido invertido en ganar en otra zona.

A ese juego se le llama el de la Salamandra o Gerrymandering, aquí teneis una buena presentación (en inglés).

Herederos sociológicos del franquismo

Cada cierto tiempo en “estepais” salen a la palestra los origenes familiares y todos nos vemos obligados a alardear del hambre de nuestros abuelos (no tengo edad para más) o de las correrías delante de los grises de nuestros padres. Yo por mi parte me limito a decir que sufrí la progresista ley general de educación de Villar Palasí, cuna y origen de todos nuestros males.

Una característica de la hiprogresía consiste en insultar al contrario por la afección política de su padre. Y por tanto es importante inventarse rojerío militante en los propios padres y abuelos. Obviando la existencia de los abuelos reales, claro. La suerte viene cuando puedes decir que el tuyo fue represaliado, porque un buen día el policía del pueblo le soltó una leche por mear en la calle.

Una excepción clara se da en los casos en que su padre o él mismo fue del movimiento, pero él (ella o ello) ahora ya profesan la verdad del relativismo hiprógrita. Esos tienen sus pecados perdonados…

Pero necesitaban poder seguir llamando herederos del franquismo a los demás.

Para ellos, hace un tiempo, la prensa hiprógrita, empezó a introducir el concepto de “herederos sociológicos del franquismo”. Un concepto que resolvía un problema grave.

La hiprogresía nacional se dió cuenta que todos, o casi todos, eran herederos de franquistas. Todos esos hiprógritas eran los herederos naturales (hijos), los herederos materiales (pasta) y hasta los herederos políticos (poder) pero había que seguir maldiciendo al otro. Porque el otro sí era franquista… Aunque hubiera nacido en 1983.

Pero la lengua estaba allí para resolver el problema. Un adjetivo “sociológico” sin significado aparente permitía unir los dos sustantivos sin insultarse a sí mismos. Herederos sociológicos del franquismo: eso son todos los que no comulgan con la única religión verdadera y relativa. Todos los que no eran herederos, sin adjetivos, del franquismo.

Es un fenómeno interesante: la mayor parte de los ministros de ZP (el propio ZP y su mujer, González,  la mayor parte de los periodistas y hasta la mayor parte de los políticos locales y nacionales son hijos de gentes de derechas.

Porque toda la hiprogresía es heredera real del franquismo, desde el Rey hasta el más humilde de los Victormanueles (ese hombre).

Me comentaba un amigo francés que es normal. La revolución francesa la hizo la elite francesa.

Y es ahí donde encuentro la única explicación: la lógica del poder se aprende en casa.

Los que saben manejar el poder, lo saben porque lo mamaron en casa. Y los que nunca han mandado, no saben cómo se hace.

Y los que ahora estamos en contra, hubiéramos estado en contra antes, porque en realidad no sabemos estar a favor…

Y los que están a favor, hubieran estado a favor antes. A favor del viento claro.

Y toda la gente, de buena fe, tanto de izquierdas como de derechas, del extremo de arriba y hasta los de ultracentro, nos creemos que los que mandan lo hacen por ideales.

Y en realidad lo hacen porque es lo que han hecho siempre, hereditariamente hablando, claro.

Y que han hecho: Pues lo de siempre mandar. Mandar(nos a la m.)

Vivimos en una dictadura disfrazada de democracia.

Hace un tiempo, en una de esas conversaciones que siempre es mejor no tener, y a la que hacía referencia en este post, me permití decir lo que muchos pensamos. Que vivimos en una dictadura en la que los partidos políticos manipulan sus mensajes y a sus interlocutores para mantenerse en el poder.

Como es de esperar, fuí mirado con cara de “vaya facha estás hecho” y sentimientos de ese estilo. Según mi querido interlocutor nuestra democracia es una democracia.

Supongo que hoy habrá cambiado de opinión pues Gabilondo (el hermano del hermano Gabilondo) ha dicho lo mismo que decía yo: que vivimos una dictadura disfrazada de democracia.

Supongo que a él no le mirarán con cara de “vaya facha estás hecho”.

Ideologías y otros modos de pensar

Llevo muchos días sin escribir por varios motivos. Y entre otros porque no tengo tiempo de pensar. Para todos aquellos que no tienen tiempo de pensar, lo más conveniente es una buena ideología.

Como no tengo ideología clara seguí pensando. Y pensando, pensando llegué a este artículo de El País de un profesor de Sociología de la Complutense.

El autor afirma que “la ideología es la forma más coherente de ordenar los proyectos políticos. Nos permite reducir y simplificar el mundo, haciéndolo más comprensible para la mayoría de los ciudadanos“.

Lo cual es más comprensible. Resulta que como el mundo es complicado es importante que haya ideologías para que la gente entienda el mundo, y se pueda dedicar a jugar con la play.

Así la mayor parte de la gente podrá tener a mano una buena ideología para tomar decisiones. Decisiones de voto mayoritario que no representarán lo que la gente opina, más bien sólo indican el “equipo” en el que la gente milita.

Decisiones que evidentemente no tendrán nada que ver con la realidad, sino con la ideología. Que es de lo que se trata.

Y así este señor opina que “En definitiva, toda la “crisis” de la izquierda se reduce a la necesidad de lograr un nuevo relato que le ayude a enfrentarse a los problemas del siglo XXI”.

Sólo me queda preguntarme si ese desapego de la realidad es el mismo que en su momento tuvo Mao, y que el propio partido comunista chino criticó (unos años y unos millones de muertos después, pero lo hicieron).

Quizá la respuesta a la pregunta me la dé este  otro autor de El País, que unos días antes afirmaba: “El amor es ciego y el amor por ideologías que además ayudan a mantenerse en el poder no es solo ciego, sino también muy conveniente

No lo sé. Sigo pensando. Es la putada de no tener una ideología.


Para recibir las actualizaciones por correo

los blogs que leo

los blogs que leo
mayo 2017
L M X J V S D
« Ene    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

Blog Stats

  • 148,160 hits

El número de suscriptores ya ha llegado a….


A %d blogueros les gusta esto: