Archive for the 'toma de decisiones' Category

Como generar ideas para satisfacer a tu entorno.

El otro día un compañero me felicitaba por la cantidad de cosas que había hecho en una determinada actividad. Y me preguntaba por el secreto que tenía para generar ideas.

La verdad es no tengo un secreto sino un método. Busco modelos que orienten mi pensamiento y los utilizo todo lo que puedo.

Supongamos que alguien me pide ayuda sobre el desarrollo de un bar de copas (ni ha ocurrido, ni creo que ocurra nunca pues yo no voy a bares de copas, pero es el ejemplo que pongo en clase).

Muy probablemente si comenzara a pensar en eso dedicaría mucho tiempo a diseñar la barra, las luces, el tipo de música, las bebidas…. Pero eso sólo nos permite ver lo menos relevante.

Esa manera de enfocarnos nos concentra en el “qué” vamos a entregar. Asumiendo que la gente va a un bar de copas a tomar unas copas nos concentraremos en pensar en los hielos y las bebidas. Y desde mi punto de vista, la gente no va a tomar copas porque la copa esté buena. Puede conseguirla a mucho menos precio en el Mercadona.valor en uso

En este caso voy a utilizar el modelo de “behavioral attainment” de (Schuster,2010), y recomiendo combinarlo con el “prepositional analysis” de (Shoemaker, 2011).  El”behavioral attainment” lo teneis aquí al lado. Y el “prepositional analysis” consiste en someter todos los adverbios interrogativos (Qué, Quién, Cuándo, Cuánto, Dónde, Cómo…) a todas las combinaciones posibles con las preposiciones (A, ante, bajo, con…).

El modelo de (Schuster,2010) nos hace preguntarnos qué pretendemos de nuestros clientes. ¿qué queremos que hagan? Es la última columna ¿qué espero de los usuarios de mi bar de copas? ¿Que paguen? ¿que beban mucho? ¿que le digan a sus amigos que vengan? ¿que le den al like en el trip advisor? ¿que vuelvan la semana que viene? ¿que vuelvan en algún momento del año que viene? ¿que compren recuerdos?…

Pero como ellos no saben lo que quiero debo pedirselo explícitamente para que tengan el comportamiento deseado. ¿Quiero que paguen? Entonces tendré que cobrar. ¿Quiero que se lo digan a sus amigos? Se lo tendré que pedir ¿Quiero que me rellenen una encuesta favorable en el facebook? Pues les tendré que dar acceso a internet y pedirle que lo hagan allí mismo. No puedes pretender ganar unas elecciones sin pedir el voto. Cuando me casé hace veinte años fui mesa por mesa diciéndole a todo el mundo que el mejor regalo que le podrían hacer a mi mujer es salir a bailar, que le hacía mucha ilusión. Nadie recuerda una boda en la que más gente bailara durante más tiempo.

Para conseguir ese comportamiento necesito pedírselo (si no no lo sabrán) y además haber satisfecho sus deseos/necesidades. Es decir, mis clientes ¿qué querían obtener usando mi bar de copas? ¿querían conocer gente, beber el mejor bourbon, pasar un rato agradable, pasar el mejor rato de su vida, que les viera su jefe o que les viera la chica que les gusta? ¿por qué querían eso? ¿quién se lo había dicho? Dicen que una definición de calidad es lo que obtienes frente a lo que creías que ibas a obtener.

Y cómo se define qué es lo que han de obtener. Los procesos en los que se añade valor (pues de eso se trata) son de tres tipos: los de uso del producto (la bebida, la música, la luz, el olor), los de relación con sus pares, y los de relación con la empresa.

Empecemos por el valor que nos da la relación con la empresa. Recuerdo de cuando iba de bares que saludar al dueño del bar, y conocer/reconocer a los camareros hacía que tuvieras que volver la semana que viene, aunque fuera de visita. Un cocinero puede hacer una tortilla de acelgas, pero si sale y me cuenta la historia de los huevos y las acelgas, me la creeré. Steve Jobs lo tenía muy claro y cada cierto tiempo “salía” y nos explicaba cosas del estilo “cómo se usa mi Iphone”. Y los usuarios de apple babeaban. En las iglesias inglesas (y en muy pocas españolas) el cura sale a recibir y a despedir a los feligreses. ¿es eso importante? Para los cristianos no. Lo importante es la misa, lo demás son chorradas. Pero la realidad es que que el cura te pregunte tú quien eres, dónde vas, puedo hacer algo por tí… Te anima a volver sabes que además de la misa, tendrás una cara amable a la que saludar, y que además te ha dicho que te espera.

El valor que nos da la relación con los pares. Creo que es bastante obvio en un bar de copas que ese es el verdadero valor y no lo añejo que sea el ron. Así que pondré otro ejemplo: los que se compran un Apple se relacionan con los demás miembros de la comunidad, y esa relación (te envío esto o aquello, me he descargado lo otro, he probado esta otra cosa…) añade mucho más valor que el móvil en sí mismo. No digamos nada respecto de otras actividades como por ejemplo correr una marathon. ¿Por qué la gente paga 50 euros por correr diez kilómetros con otras 10.000 personas por un recorrido que si lo hiciera dos horas antes o dos horas después sería exactamente el mismo? Pues porque hay más gente. En un bar de copas eso se hace poniendo fotos de los clientes asiduos, fomentando que vengan niñas guapas, haciendo vídeos para que los pongan en las pantallas de tv, subiendo fotos al facebook o al instagram.

Y por último el valor del uso del producto. En una copa es fácil. O no. Está la calidad del whisky, la forma del vaso, la limpieza del camarero, la sonrisa de la camarera, la cantidad de hielo, la limpieza del local…

Y ahora, sólo al final de haber decidido que quieres hacer, puedes entrar a diseñar, fabricar y entregar el producto. O parte del mismo. Porque el producto (eso que se sirve) es todo eso y mucho más.

Aunque tampoco hace falta estar toda la vida planificando, ni tenerlo todo clarificado, basta tener claras muchas opciones antes de empezar y luego ir poniéndolas en marcha una detrás de otra.

Quizá haciendo un análisis de qué es imprescindible frente a qué es importante. Quizá analizando su pertinencia en cada momento. Quizá revisando cada día qué se hizo bien y qué se pudo haber hecho mejor…

Pero eso ya no es diseño, eso es  ejecución. Y lo que me habían preguntado era de dónde me salían tantas ideas, si en el fondo no sé nada de bares de copas. Lo único que tengo es un modelo alrededor del que pienso para no dar vueltas y vueltas sobre la nada. En este caso el diagrama de (Schuster, 2010) con el prepositional analysis de (Shoemaker, 2011)

La expulsión de los moriscos del Reino de Valencia y el Caribe Mix.

Hace un tiempo leía una muy interesante novela de nombre Hecatombe (aquí está mi impresión de entonces).

La expulsión de los moriscos de España es un tema que sigue generando una cierta controversia. La novela propone una tesis interesante. Entre otros motivos para la “hecatombe” debiera figurar el interés de los de la meseta en socavar el poder de los de la periferia. No es lo determinante pero podría haber animado al hecho.

En este blog de aquí hay un interesante resumen del poderío económico que para la familia Borja suponía el monocultivo de azucar en la Safor.

Se contaban alrededor de 18 “trapigs e enginys” en un entorno relativamente reducido. Todo ese poderío económico fue aniquilado con la expulsión de los moriscos. Año 1609. Los moriscos eran utilizados como la mano de obra barata que hacía funcionar el sistema. La melaza que se producía se exportaba a toda Europa. Desde los puertos del Reino de Valencia.

Me cuentan, República Dominicana que los españoles cuando llegaron a América trajeron la caña de azucar.

Es interesante destacar que conquistar América no fueron nobles valencianos, ¿para qué? si aquí tenían de todo. Luis de Santángel financió pero poco más.

Y en las islas de la Española (Santo Domingo y Haití) y Cuba comenzaron a plantar azúcar porque no había ni plata ni oro.

Se calcula que a principios del siglo XVII en Cuba había alrededor de 60 “ingenios” ellos les llaman así.Lo que demuestra la pujanza del negocio. (Recordemos que en toda Cuba había sólo 3 veces más que en la Safor).

Como la mano de obra barata autóctona (los indios) decidieron morir de viruela o suicidarse antes de servir al invasor, el Caribe “tuvo que importar” mano de obra africana.

Para el año 1600 el tráfico de esclavos ya era moneda común en todo el Caribe, y como se dice en República Dominicana, todo dominicano tiene la oreja negra.

La producción de azucar en el Caribe se disparó (condiciones climáticas idóneas, mano de obra barata). Y desde luego no fueron valencianos los que allí invirtieron en azucar.

Los nobles castellanos que importaban se hacían ricos ellos y hacían ricos a los suyos. Es un poco anterior pero Francisco de los Cobos se quedaba con el 3% de todo lo que entraba en Europa.

Y esos productores del Caribe tenían que competir con la producción europea situada en el sudeste peninsular. (Valencia y Andalucía)

No es difícil imaginar la escena. Los señores duques y condes del reino de Valencia le suplican a Felipe III que no expulse a los moriscos porque su expulsión (la de los moriscos) los arruinaba a ellos (los nobles). Y algún que otro duque y conde castellano (y probablemente el mismo Rey) miraba con cara de besugo, mientras pensaba: “A ver si te crees que no me había dado cuenta, idiota”.

Porque al expulsar a los moriscos (no eran esclavos pero estaban mal pagados) se eliminó la competencia que le quedaba a los nobles castellanos que importaban azucar.

Ya no era posible producir a un precio suficientemente barato , sobre todo si al otro lado del Atlántico estabas autorizado a tener esclavos (estos sí de verdad).

Una visión de la Crisis (XVII) : Brazos o cerebro

se necesita empleada

Dicen las malas lenguas que Henry Ford quería las mano de sus trabajadores pero no su cerebro. Y eso parece pensar quien escribió este cartel (que obtengo de un  fantástico blog).

El cartel refleja una manera de gestionar gente. Una manera bastante estúpida por cierto. Pero es la manera de aquellos que han tenido problemas con “los que piensan demasiado”. Y también la manera de aquellos que no piensan demasiado.

Luego está la versión del “Busco jefe que lo que me pida, siendo poco, que me lo pida explícitamente y con todo nivel de detalle”. Gente inteligente que espera que otro les diga lo que hay que hacer y que mientras tanto no hacen nada. Aunque sepan que hay muchas cosas por hacer.

Gente que acude al trabajo y ejerce el “presentismo”. Cree que le pagan por estar. Y por tanto llega a tiempo al trabajo y se va a la hora. Entre la hora de entrada y la de salida tiene dos actividades, si está el jefe: mira atentamente la pantalla del ordenador, y si no está: chismorrea con unos y otros, sobre lo imbécil que es el jefe.

Este segundo tipo de especímenes suele ser gente más inteligente de lo normal. Si el jefe le pide algo inventará maniobras de despiste: “yo creo que esto le corresponde a XXX porque para él es más fácil …” o le rebotará un correo al jefe con la respuesta tipo: “confirmame que quieres que el informe quieres que lo imprima en color”. En este segundo caso esperará a que  el jefe lee su correo y le responda, antes de ponerse a redactar el informe.

Economía del Conocimiento le llaman. ZP sacó una ley para regularla.

Y así nos va.

La respuesta a todas las cosas es el 42

Al menos eso dicen algunos frikis.
La www es poco más que eso: un friki para cada lugar y un lugar para cada friki.
En realidad la relación no es uno a uno. Algunas frikadas tienen más público y otras menos.
Mi blog es una frikada con poco público. Y el 42 es una frikada con mucho público.
Esa frikada me la descubrió mi hermano J., que sabe que yo soy un friki de los números.
Llevaba varios días buscándole un sentido cósmico al hecho de cumplir 42, y no podía pasar de dos o tres tópico: 42 es seis por siete, o que 42 es un número abundante. Luego descubrí algo que inicialmente me aterrorizó y es que 42 es un número de catalán.
Pero todo eso son frikadas de matemáticos, y por tanto inocuas.
El punto interesante es que según establece la wikipedia página de la wikipedia: el 42 es la respuesta a la pregunta última sobre la vida, el universo y todo lo demás.

Por ahora no haré reflexiones sobre el tema. Ya las introduje aquí

Tempus fugit.

El otro día un amigo me hizo la siguiente reflexión: “¿Sabes que vivir en un 15º puede costarte un día al año comparado con que vivieras en el 1º?”.

Como soy hombre de poca fe, lo he medido en mi finca. Tiene 15 plantas, yo vivo en el primero. Si vives en un 15 subir y bajar te cuesta casi dos minutos más que si vives en un primero.

Por tanto si cada día subes y bajas dos veces desde tu casa (Ir al trabajo y bajar la basura por ejemplo) supone 4 minutos al día. Que son 1320 minutos al año, que es un día entero con sus 24 horas.

Flipante!

En qué cosas se nos va la vida!

Decisiones grupales: Cuando unos se han de fastidiar en beneficio de todos.

Ayer tuve una interesante reunión en el colegio de mi hijo. En ella volví a presenciar un tema que me apasiona: el modo en el que los grupos toman decisiones en las que unos pocos han de sacrificarse voluntaria y gratuitamente para beneficiar a todos los demás.

Es un tema interesantísimo, que además se da continuamente (que se lo pregunten a Ric Costa).

Y en muchos casos tienen soluciones sencillas, pero que, generalmente no gustan, pues son “injustas por ser aleatorias”.  Aparentemente, para el común de los mortales, que un “imbécil” tenga que autoinmolarse no es injusto, pero que se elija al azar el “voluntario” sí es injusto. Seguir leyendo ‘Decisiones grupales: Cuando unos se han de fastidiar en beneficio de todos.’


Para recibir las actualizaciones por correo

los blogs que leo

los blogs que leo
julio 2017
L M X J V S D
« Ene    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

Blog Stats

  • 151,077 hits

El número de suscriptores ya ha llegado a….


A %d blogueros les gusta esto: